Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

¿Qué hacemos? Soluciones duraderas Repatriación voluntaria

Repatriación voluntaria

Volver a casa

La mayoría de las personas desarraigadas desean regresar a sus hogares tan pronto como las circunstancias así lo permitan. La repatriación voluntaria -sin ningún tipo de coerción física, psicológica o material que los obligue a retornar- en condiciones seguras y dignas, es la solución duradera elegida por la mayoría de los refugiados. Es necesario contar con el compromiso del país de origen de ayudar a la reintegración de sus propios ciudadanos. También se requiere el apoyo continuado de la comunidad internacional a lo largo de la fase crucial del post-conflicto, con el fin de garantizar que aquellos que han tomado la decisión de regresar a su país, puedan reconstruir sus vidas en un entorno estable.

En materia de repatriación, siempre se debe proporcionar a las personas desarraigadas información precisa sobre la situación prevaleciente en su país, con el fin de que puedan tomar una decisión fundamentada y determinar si desean regresar y cuándo quieren hacerlo.

A fin de asegurar que las personas desarraigadas puedan regresar a su país de origen y vivir en condiciones de seguridad y dignidad, ACNUR supervisa, en la medida de lo posible, los procesos de retorno y reintegración. La vigilancia o supervisión del retorno es una actividad crucial que ayuda a garantizar la sostenibilidad a largo plazo del retorno.

ACNUR, junto con sus socios y las agencias de desarrollo, cooperan con los países para garantizar que los retornados tengan acceso, en igualdad de condiciones, a los recursos necesarios, entre los que se incluyen la alimentación, la tierra, la vivienda, los servicios de educación, salud, agua potable y saneamiento. Además, se espera que con el transcurso del tiempo los retornados lleguen a alcanzar la autosuficiencia, fomentando así la estabilidad económica, cultural y social, además de reducir el riesgo de que surjan nuevos conflictos.