Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

¿Qué hacemos? Asistencia Salud de los Refugiados

Salud de los Refugiados

© ACNUR/M.Pearson, September 2005

Atención sanitaria y desarraigo

La salud de los refugiados y de la población desplazada es un elemento esencial de la protección y una prioridad para ACNUR.

ACNUR tiene por mandato proteger los derechos de los refugiados y de otras personas de interés y, debido a que la salud está íntimamente ligada a la protección y los derechos humanos, los refugiados deben tener acceso a los servicios médicos equivalentes a los que posee la población de acogida (artículo 23, Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados). Según lo contemplado por el derecho internacional, todas las personas deberían acceder a los más altos niveles de salud física y mental (artículo 12, Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966).

ACNUR trabaja en estrecha colaboración con contrapartes que desarrollan programas de salud en una amplia gama de situaciones difíciles. La Agencia de la ONU para los Refugiados desempeña un papel de planificación, coordinación, supervisión y evaluación en los programas de salud y nutrición, que se deben implementar en un marco de desarrollo de la salud pública y comunitario, con énfasis en el cuidado médico primario y el apoyo a los cuidados hospitalarios secundarios. El objetivo fundamental de los programas de la salud y nutrición es reducir al mínimo la mortalidad y las enfermedades que pueden ser prevenidas.

La Agencia de la ONU para los Refugiados planifica sus intervenciones en base a una evaluación de las necesidades, los riesgos y las vulnerabilidades, debiendo estar implicados los beneficiarios en el planeamiento, la supervisión y la entrega del servicio.

En situaciones de refugiados en países en vía de desarrollo las primeras cinco causas de muerte en niños menores de cinco años son la malaria, la desnutrición, el sarampión, la diarrea y las infecciones respiratorias. En una emergencia las prioridades son la vacunación contra el sarampión, la asistencia alimenticia, el control de enfermedades infectocontagiosas, la puesta en marcha de servicios de salud reproductiva y control de la salud pública. Hasta que la situación de emergencia se estabiliza, estos servicios se deben ampliar, incluyendo el control de enfermedades contagiosas (vacunación, malaria, tuberculosis y programas de VIH/SIDA), servicios médicos reproductivos integrales, el manejo de enfermedades crónicas y el apoyo a la salud mental. La administración de los medicamentos esenciales es un tema muy importante en la prestación de servicios médicos. En los entornos más desarrollados y urbanos, las prioridades en materia de salud pública para adultos se orientan hacia las enfermedades cardio-vasculares y crónicas y el cáncer.