Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

¿Qué hacemos? Asistencia Alimentación y nutrición

Alimentación y nutrición

© ACNUR/P. Wiggers

Una alimentación sana para una vida sana

Asegurar los refugiados y otras personas bajo el amparo de ACNUR tengan acceso a una alimentación adecuada rica en nutrientes y a agua potable es esencial para proteger su seguridad, salud y bienestar. Por este motivo, la Agencia de la ONU para los Refugiados trata de mejorar el estado nutricional de todas las personas bajo su amparo, en su mayoría mujeres y niños.

El derecho a estar libre del hambre y de la malnutrición también se encuentra reconocido por los convenios internacionales, al igual que el derecho a disfrutar de los mayores niveles de salud y asistencia sanitaria. Por otra parte, la garantía para las personas desplazadas por la fuerza de un acceso adecuado a los servicios de salud, a la seguridad alimentaria, al agua potable y a una mejor nutrición se incluyen entre en los objetivos estratégicos globales de ACNUR para el período 2008-2012.

La Agencia de la ONU para los Refugiados trabaja para lograr estos objetivos, así como para lograr que los estándares internacionales de nutrición sean aplicables a todas las personas bajo su amparo, a través de la financiación estratégica y a la colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otras contrapartes gubernamentales y no gubernamentales.

ACNUR, que es el organismo rector en la coordinación de las cuestiones relativas a la nutrición de los refugiados, también ha identificado los protocolos indispensables para mejorar los servicios para las poblaciones desfavorecidas en materia de nutrición y micronutrientes, así como en otras áreas como la salud reproductiva, la malaria y la supervivencia infantil.

Además, se ha puesto un especial énfasis en el problema de la nutrición y de la seguridad alimentaria. Se ha reforzado la capacidad de ACNUR y de sus contrapartes a través de la formación, guías de estándares, planes estratégicos, dotación de personal adicional, la coordinación y la puesta en marcha de programas apropiados.

Existe un claro vínculo entre la nutrición y la salud pública. Las enfermedades transmisibles ocasionadas por la desnutrición son responsables cada año de millones de muertes que podrían ser evitadas. Además, los movimientos masivos de población pueden engendrar altas tasas de malnutrición, así como enfermedades y una mortalidad más elevada. Por otra parte, la escasez de alimentos también hace a las personas aún más vulnerables al abuso y la explotación sexual. Una alimentación de mala calidad también contribuye a un retraso en el desarrollo infantil, causando daños irreparables debido a un déficit de vitaminas y minerales.

En el caso de las personas bajo el amparo de ACNUR que padecen enfermedades crónicas, en particular el VIH / SIDA, es básico que tengan la nutrición adecuada para así reforzar su sistema inmunológico.

ACNUR supervisa la nutrición de las personas de interés a través del Sistema de Información sobre la Salud, de encuestas periódicas y de bases de datos relacionadas con la nutrición.