Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

¿Qué hacemos? Asistencia Agua, saneamiento e higiene

Agua, saneamiento e higiene

© ACNUR/B.Heger

Agua, saneamiento e higiene

El acceso al agua y a los servicios de saneamiento es un derecho fundamental para el hombre y esencial para la vida, la salud y el respeto de la dignidad. Contar con un suministro adecuado de agua potable y saneamiento para la población desarraigada es particularmente importante, teniendo en cuenta la vulnerabilidad de su situación. Las Naciones Unidas han resuelto que todos los refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos y retornados deben tener acceso al agua potable, ya vivan en campamentos o en zonas urbanas [ECOSOC, 2002].

La prestación de servicios de saneamiento adecuados es asimismo primordial. La eliminación eficaz de todos los residuos, así como el control de los portadores de enfermedades transmisibles, entre los que se incluyen mosquitos, ratas, ratones y moscas, es crucial para atenuar el riesgo de contraer enfermedades y prevenir las epidemias.

Sin embargo, el éxito de las intervenciones en materia de agua y saneamiento sólo puede lograrse si las comunidades y los individuos son conscientes de los vínculos existentes entre las prácticas de higiene, un saneamiento deficiente, las fuentes de abastecimiento de agua contaminadas y las enfermedades.

ACNUR calcula que más de la mitad de los campos de refugiados en el mundo no son capaces de suministrar la cantidad de agua mínima diaria recomendada de 20 litros por persona, mientras que en torno al 30 por ciento de los campos no disponen de instalaciones adecuadas para las letrinas ni de eliminación de desechos.

En los últimos años se han realizado esfuerzos específicos para resolver las grandes disparidades existentes entre los campos en materia de suministro de agua e implantación de servicios de saneamiento. ACNUR también ha tomado medidas significativas para reducir el impacto social generado por los suministros de agua insuficientes. Estas medidas tienen en cuenta el efecto sobre los niños, que se ven obligados a faltar a la escuela para recoger agua, así como los riesgos para las mujeres, que tienen que recorrer largas distancias para llegar a un punto de agua.

En 2009, ACNUR ha seguido dando su apoyo a proyectos de agua y saneamiento en las operaciones que lleva a cabo en todo el mundo. Estos proyectos incluyen la rehabilitación y / o mejora de las instalaciones de agua y saneamiento existentes, la mejora de la capacidad técnica para controlar y mejorar la calidad de los servicios, y la puesta en marcha de actividades para la promoción de la higiene.

En el futuro, las consecuencias del cambio climático tendrán cada vez más importancia para ACNUR. La degradación de los recursos de agua dulce, las sequías e inundaciones y la reducción en la producción de alimentos ya están teniendo un impacto en muchas de las operaciones de ACNUR en Asia, África y Oriente Medio.

Los programas de ACNUR en materia de agua y saneamiento tienen como principal objetivo reducir al mínimo la mortalidad y la morbilidad entre las personas desplazadas y para minimizar el impacto del cambio climático sobre el medioambiente local y los recursos de agua dulce. La Agencia de la ONU para los Refugiados, en colaboración con sus contrapartes, continuará coordinando y garantizando la prestación de servicios de agua y saneamiento para los desplazados en los campamentos y asentamientos urbanos.