Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

PODEMOS – Pablo Iglesias

Imprimir

PODEMOS – Pablo Iglesias

Es relevante señalar que los compromisos que asumimos en estas respuestas fueron hechos públicos hace dos meses a través de un documento amplio titulado #EuropaRefugio: de la solidaridad al derecho. Este se encuentra disponible en nuestra página web.

1) ¿Qué papel debe tener en su opinión España ante la actual crisis de refugiados en Europa y la necesidad de asumir una mayor responsabilidad de protección internacional?

En Podemos sentimos una profunda preocupación y dolor ante la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial, con 59,5 millones de personas desplazadas forzosas en el mundo. Sólo el 10% de las personas refugiadas llegan a la UE y, concretamente, España solo recibe el 1% de las solicitudes de asilo de la UE. Pensamos que, sobre todo, nos encontramos ante una crisis de los Derechos Humanos que deben ser defendidos y promovidos con urgencia.

España ha de asumir su responsabilidad internacional con los solicitantes de asilo y con aquellas personas que necesiten protección internacional. Es una responsabilidad asumida por el Estado en virtud de los tratados internacionales en la materia y otras disposiciones y no podemos mirar hacia otro lado ni mercadear con los derechos de las personas. Nuestra valoración es que los sucesivos partidos que han formado Gobierno en las últimas décadas en nuestro país no han estado a la altura de los compromisos adquiridos.

Pensamos que no se puede permitir que el Estado o la Unión Europea destinen más presupuesto al control de las fronteras que a reforzar o mejorar los sistemas de protección internacional.

Desde PODEMOS consideramos que las soluciones a la crisis humanitaria pasan por una estrategia conjunta y coherente que afronte los retos en política exterior, derecho de asilo y migraciones. Para ello, y de forma inmediata, España debe instar a la UE a garantizar el derecho de asilo en todos los Estados miembros de la UE, a terminar con la política de cuotas, a buscar soluciones estables y duraderas y a promover una política exterior coherente con los Derechos Humanos, la democracia y el desarrollo sostenible e inclusivo.

2) ¿Qué compromiso concreto tiene su partido con la protección internacional y el sistema de asilo en España -incluidas las soluciones duraderas- con respecto a los siguientes aspectos?:

  • Acceso al territorio y al procedimiento de asilo

El compromiso de PODEMOS con la protección internacional y el sistema de asilo en España es prioritario y por este motivo, la garantía del derecho de asilo se ha incluido en el Plan de Rescate Ciudadano para los 100 primeros días de gobierno.

Una de las primeras medidas que habría de tomarse para abordar la crisis de refugiados que vive Europa sería la de poner en marcha el mecanismo de asistencia inmediata en caso de afluencia masiva de personas previsto en la Directiva de Protección Temporal y en el RD 1325/2003 a fin de hacer frente, de forma coordinada entre todos los Estados miembros de la UE, a la actual situación.  Paralelamente han de desarrollarse otra serie de medidas cuyo objetivo sea reformar el sistema de asilo y garantizar derechos y una vida digna a las personas desplazadas.

Para ello y, puesto que el primer paso para disfrutar de la protección internacional es llegar a un país seguro, proponemos la articulación de canales de llegada y entrada a la UE seguros y legales para las personas desplazadas y la aplicación estricta del principio de no devolución a través de cinco medidas concretas:

-Reabrir la posibilidad de solicitar protección internacional en las embajadas y consulados españoles en los Estados de origen y tránsito a través del asilo diplomático, tal y como prevé la Ley 12/2009, aunque pendiente aún del reglamento que la desarrolle. Por ello, en tanto se aprueba el Reglamento, el Ministerio de Asuntos Exteriores debería emitir de forma urgente una instrucción a todas las embajadas de los países limítrofes a los países en conflicto o países de tránsito para que permitan solicitar asilo en dichas embajadas.

-Concesión de visados humanitarios en terceros países que permitan acabar con la irregularidad en el cruce de fronteras e impulsar la utilización de vías seguras.

-Eliminación del requisito del visado de tránsito para quienes huyen de países en conflicto para facilitar de esta forma su acceso al territorio.

-Agilizar la tramitación del derecho a la reunificación familiar y concesión de extensiones de asilo o autorizaciones de residencia por esta vía que garanticen los derechos básicos de las personas reagrupadas.

-Creación de una Agencia Europea de Salvamento con dotación material y económica suficiente, cuyo ámbito de actuación abarque toda la Frontera Sur de Europa. En caso de que no fuera posible por el momento, mandatar explícitamente a FRONTEX para que realice acciones coordinadas de salvamento marítimo.

-Restablecer de manera inmediata la legalidad en los pasos fronterizos de España, modificando la Ley Orgánica 4/2015 de 30 de marzo, de Protección de la Seguridad Ciudadana que permite las devoluciones en caliente (que vulneran por completo el principio de no devolución, entre otros) de manera que se prohíban explícitamente. Así mismo la eliminación inmediata de los elementos lesivos de los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla.

España y todos los estados son responsables de velar por que en el cumplimiento de los tratados de que son parte se respeten los Derechos Humanos. De esta manera España debería vigilar, en primer lugar, que estos acuerdos y, concretamente el acuerdo bilateral con Marruecos, contengan garantías efectivas de los derechos de las personas migrantes y refugiadas así como supervisar que en la ejecución de esos acuerdos se garantizan los derechos de las personas. En el Acuerdo de readmisión se debe cumplir la Ley Orgánica de Extranjería que a este respecto exige la obligación de una petición formal, algo que no se da en el marco de las devoluciones en caliente.

Con el fin de garantizar el acceso al procedimiento de asilo planteamos:

-La adopción de un Sistema Europeo Común de Asilo (SECA) a fin de homogeneizar los procedimientos de protección internacional en el conjunto de Estados, y garantizar de esta manera el respeto a los derechos humanos y la dignidad.  Un sistema respetuoso con la legislación internacional de las personas desplazadas y de derechos humanos, que garantice que todos los países cumplan con los estándares internacionales para identificar a las personas que necesiten protección internacional así como garantizar niveles similares de protección, asistencia y condiciones de acogida, facilitando la cooperación entre Estados miembros y evitando el blindaje actual de las fronteras interiores.

-Refuerzo de las competencias de la Agencia Europea de Apoyo al Asilo (EASO) a fin de que pueda supervisar el cumplimiento de las obligaciones internacionales en esta materia por parte de los Estados miembros, en coordinación con organismos y organizaciones especializadas.

-Aumentar la ayuda a los países de las fronteras exteriores de la UE para gestionar la llegada de las personas solicitantes de asilo y protección internacional, con objeto de protegerlas y asistirlas en condiciones dignas a través de medidas respetuosas con los derechos humanos.

-Suspensión temporal del Protocolo de Dublín II en tanto se trabaja en la adopción del SECA. Asimismo, trabajaremos en la suspensión en todo el territorio de la UE al entender que mina los principios europeos de solidaridad y libre circulación de personas. En tanto el Protocolo de Dublín II siga vigente, garantizaremos la no devolución a países donde no se asegure la protección y acogida de las personas.

-Revisar la Ley de Asilo y aplicar las reformas necesarias para garantizar un sistema de asilo justo y adecuado con los estándares internacionales y con el respeto de los derechos humanos. Aprobar el Reglamento de la Ley de Asilo de forma inmediata, teniendo en cuenta las aportaciones realizadas por las organizaciones no gubernamentales especializadas en la materia.

  • Número de refugiados en España, teniendo en cuenta que el país apenas ha recibido el 1% de las solicitudes de asilo en la UE, siendo el segundo país más grande, con cercanía geográfica a varios conflictos y siendo la única frontera terrestre entre África y la UE.

PODEMOS propone apoyar a los países vecinos de las zonas en conflicto que acogen de forma desproporcionada a las personas refugiadas, a través de un plan de acogida de personas que cuente con apoyo económico adecuado al ACNUR y a dichos países para garantizar una solución duradera y que asegure una vida digna para las personas reasentadas.

-Se propone poner en marcha un plan de acogida de personas a través de programas de reasentamiento o reubicación que comporte soluciones duraderas, protección frente a  la devolución forzosa y acceso al derecho de asilo. Garantizando que los criterios de selección se basan en necesidades específicas de protección, especialmente en los casos de personas supervivientes de violencia o torturas o en persecuciones basadas en el género y, por el contrario, no se basen en ningún caso en criterios discriminatorios, ni de idioma, sexo, origen étnico o religioso. Se garantizarán unas condiciones de acogidas dignas lo que significa también el acceso a derechos económicos, sociales y culturales así como el derecho a la reunificación familiar.  Por último garantizaremos que se tienen en cuenta en todo momento los deseos y necesidades de las personas.

Paralelamente, revisaremos el sistema de examen y admisión a trámite de las solicitudes de asilo a fin de ampliar el número de concesiones de asilo y protección internacional que otorga España cada año (uno de los países de la UE con menor número de concesiones de asilo). Para ello será necesario:

-Reformar la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio para garantizar que sus integrantes se rigen por criterios de Derechos Humanos y necesidades de protección y no por criterios de seguridad, interior o política exterior. En este sentido dejaría de depender del Ministerio de Interior y pasaría a depender como organismo adscrito a la Defensoría del Pueblo, que tiene un mandato legal específico en tema de Derechos Humano

-Mejorar y aumentar los recursos de la OAR (Oficina de Asilo y Refugio) para garantizar una mejor formación de su personal en Derechos Humanos, derechos de las mujeres y mecanismos de identificación de personas que huyen de violaciones de derechos humanos incluidas las víctimas de trata. Mejorar también la formación de las fuerzas de seguridad del estado desplazados en zonas fronterizas en Derechos Humanos y Asilo.

-Modificación de la actual política de la OAR por la que inadmiten las solicitudes de asilo de las mujeres víctimas de trata derivando sus casos a la aplicación del artículo 59 bis de la Ley de extranjería que condiciona la protección internacional a la colaboración de la víctima con las autoridades en la desarticulación de la red de trata lo que supone una clara vulneración a su derecho a la protección internacional y una puesta en peligro de su vida y su integridad física. En el mismo sentido, promover la elaboración y aprobación de una Ley Integral contra la Trata, incluyendo todas sus formas (explotación sexual, laboral, matrimonios forzosos, tráfico de órganos, etc.) que permita proteger a las víctimas desde una perspectiva de respeto a los Derechos Humanos, escuchando a las organizaciones que trabajan en ésta línea.

-Coordinación con los Colegios de Abogados y Defensoría del Pueblo en materia de asistencia jurídica a potenciales solicitantes cualquier tipo de protección internacional.

-Garantizar el acceso al derecho de asilo a todas las personas por encima de las relaciones diplomáticas así como garantizar la admisión a trámite ipso facto de las solicitudes de personas procedentes de países en conflictos manifiestos. Facilitar el acceso del personal de toda ONG que así lo solicite en todos los puntos del procedimiento de asilo para garantizar la transparencia e independencia, así como el cumplimiento de los Derechos Humanos. Proponemos su participación activa y valoración en el estudio de las solicitudes sobre la situación de los países y de los casos particulares.

-Agilizar el procedimiento y la resolución de todas las solicitudes sin incurrir en retrasos injustificados como se ha venido haciendo hasta ahora, con el fin de esperar a que la situación en el país de origen evolucione.

-En ningún caso, la admisión a trámite puede verse condicionada por el lugar en el que se presente la solicitud, lo que actualmente conlleva una considerable y menor admisión a trámite de las solicitudes presentadas en puestos fronterizos y CIE.

  • Lagunas en materia de recepción, acogida e integración, y movimientos secundarios de solicitantes de asilo y refugiados hacia otros países europeos.

Para mejorar los procesos de recepción, acogida y movimientos secundarios, en PODEMOS proponemos:

-Garantizar el acceso al proceso de asilo para las personas que llegan a Ceuta y Melilla eliminando las restricciones a la libertad de movimiento a la península (que se han venido dando hasta ahora en virtud de una cláusula de reserva del Tratado Schengen que establece que los extranjeros que acceden a dichas ciudades no pueden entrar en la UE si no están documentados), así como sus condiciones de acogida y el acceso al derecho de asistencia letrada e intérprete.

-Adoptar medidas urgentes para acabar con los abusos de los derechos humanos que se cometen en las fronteras europeas: medidas de cierre de fronteras indiscriminadas y aleatorias, uso de la fuerza, utilización de material antidisturbios, devoluciones ilegales, etc., garantizando además que estas violaciones de derechos humanos no quedan impunes y sus víctimas tienen acceso al derecho a la verdad, justicia y reparación.

Para impulsar los procesos de integración, se propone:

-La aprobación de la “Ley 14” para la igualdad de trato y para el fomento de la convivencia que asegure la independencia del Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia y lo haga más accesible. La elaboración y puesta en marcha de un plan estatal integral de convivencia en el que se otorgue la máxima prioridad a medidas comunitarias, educativas y sociales que prevengan el racismo, la xenofobia y cualquier forma de discriminación. Asimismo, incluirá medidas en el ámbito del empleo y en el de la formación de funcionarios y empleados públicos (especialmente de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado).

-Promover el derecho a voto y a la participación política de la población extranjera residente estable en nuestro país.

3) ¿Cuál sería su mensaje a su electorado y a la ciudadanía española con respecto a las personas refugiadas y la posición de España?

La actual crisis humanitaria y la búsqueda de soluciones para abordarla no es solo una cuestión de emergencia social y de solidaridad, sino que permite también poner las primeras piedras en la necesaria reconstrucción del proyecto europeo, acorde a sus valores fundacionales, y de nuestros propios marcos estatales normativos y de gobierno.

Se trata de una cuestión de Derechos Humanos y, en PODEMOS, mostramos nuestro firme compromiso con su defensa y promoción. No podemos permitir más muertes en el Mediterráneo ni la violencia que se cobra vidas en las fronteras. En 2015 han fallecido 700 niños en el Mediterráneo, esta terrible realidad debe impulsar el cambio en las políticas para humanizarlas y terminar de forma inmediata y urgente con este drama.

Todas las personas son susceptibles de necesitar protección internacional en un momento dado por lo que el compromiso por consolidar este pilar fundamental para el Estado de Derecho debe ser prioritario. Además, España, con un saldo migratorio negativo, debe preocuparse por construir las condiciones de vida dignas para todas las personas que viven en nuestro país en lugar de seguir generando exclusiones que fuerzan a las personas a abandonar el país.