Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR alerta de que el estado de salud de los refugiados en Sudán del Sur es alarmante

ACNUR alerta de que el estado de salud de los refugiados en Sudán del Sur es alarmante Imprimir

GINEBRA, Suiza, 24 de agosto (ACNUR/UNHCR) – Unos 170.000 refugiados sudaneses se encuentran viviendo actualmente en los campos y asentamientos de los estados de Unity y Alto Nilo, en Sudán del Sur. Su estado de salud se ha convertido en un asunto de gran preocupación para ACNUR. Debido a las recientes lluvias y al frío, estamos viendo que los refugiados están padeciendo infecciones de las vías respiratorias, diarrea y malaria.

En el estado de Alto Nilo, cerca de la mitad de los refugiados son niños menores de 11 años. Se trata de una proporción inusualmente elevada en el marco de las situaciones de emergencia de refugiados, siendo además este grupo de edad el que sufre más. Sus madres –u otras personas encargadas de su cuidado- a menudo también están enfermas o débiles y no pueden ocuparse de ellos adecuadamente.

En Yusuf Batil, un campo que alberga a 34.000 sudaneses originarios del estado de Nilo Azul, el 50% de los niños menores de cinco años (cerca de 1.600 niños) padece desnutrición severa. Ahora están recibiendo tratamiento en el marco de un programa específico para restablecer su salud.

ACNUR y sus socios han puesto en marcha este mes un exhaustivo programa de sensibilización puerta por puerta en materia de salud e higiene. ACNUR está poniendo especial énfasis en el mantenimiento de unas medidas básicas de higiene. Estamos tratando de concienciar a los refugiados sobre la importancia de aspectos fundamentales como lavarse las manos, recoger el agua en cubos y bidones limpios y no defecar en espacios abiertos. Seguimos construyendo letrinas en los cinco campos en un intento por responder al flujo de llegadas. Todas las agencias humanitarias están luchando por mantener unos servicios adecuados de higiene y saneamiento en un momento en que el número de refugiados está aumentando dramáticamente: de 99.000 refugiados en abril a casi 170.000 actualmente.


Comparte esta página con: