Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR acelera el registro de refugiados sirios en la región, al tiempo que aumentan las llegadas

ACNUR acelera el registro de refugiados sirios en la región, al tiempo que aumentan las llegadas Imprimir

© ACNUR. Refugiados sirios son registrados en el nuevo centro de registro abierto por ACNUR en el norte de Líbano a raíz del aumento de llegadas de personas que huyen de los combates en Siria.
© ACNUR. Refugiados sirios son registrados en el nuevo centro de registro abierto por ACNUR en el norte de Líbano a raíz del aumento de llegadas de personas que huyen de los combates en Siria.
GINEBRA, Suiza, 14 de agosto (ACNUR/UNHCR) – Con cientos de personas huyendo de Siria diariamente hacia los países vecinos, ACNUR está incrementando su capacidad de registro de refugiados sirios. El registro es importante, ya que sin el, las personas pueden tener dificultades para acceder a la asistencia y servicios básicos.


En Trípoli, en el norte del Líbano, el lunes abrimos una nueva oficina de registro en el Centro Internacional de Exposiciones Rachid Karame. Esto nos permitirá atender a un máximo de 700 personas al día. Actualmente, en el norte del Líbano hay alrededor de 20.000 refugiados registrados y miles de sirios están a la espera de ser registrados. Mientras siguen llegando más personas.

La apertura del centro se produce tras el lanzamiento de una campaña informativa en el Líbano para animar a las personas a registrarse. Muchos desplazados sirios se han mostrado reacios a inscribirse. Si bien los refugiados reciben asistencia humanitaria mientras se encuentran pendientes de registro, éste resulta esencial para recibir atención sanitaria y para poder matricular a los niños en las escuelas públicas libanesas, las cuales comenzarán las clases el mes que viene tras las vacaciones de verano. ACNUR, a través de sus socios, sufragará los gastos de escolarización de los niños sirios desplazados. Además, durante las vacaciones de verano ha estado impartiendo clases de refuerzo para los niños sirios que están teniendo problemas con el plan de estudios libanés y con el idioma en que se imparten las clases. Antes de la pausa estival, unos 1.200 niños sirios estudiaban en escuelas en el norte del Líbano y estimamos que otros 3.000 a 4.000 niños entrarán en el sistema educativo libanés en septiembre tras haber sido registrados.

En total 37.740 sirios han sido registrados en el Líbano, incluyendo a los refugiados en el norte del país, mientras que otros 1.700 están recibiendo asistencia a la espera de ser registrados. De la población registrada, el 57 por ciento se encuentra en el norte, mientras que poco más del 40 por ciento está en el valle de Bekaa, en el este del país. También hay un número más reducido de refugiados en Beirut, Monte Líbano y en el sur del país. El proceso de registro de refugiados continúa en el valle de Bekaa y Beirut.

Mientras tanto, la situación de seguridad para los refugiados en las zonas fronterizas en el norte del Líbano se está deteriorando. La zona norte de la región de Wali Khalid, donde residen varios centenares de familias refugiadas, está siendo objetivo de bombardeos desde el lado sirio de la frontera unas dos o tres veces por semana. A pesar de esta situación, muchas familias prefieren quedarse en zonas inseguras de la frontera, donde han encontrado refugio con familias de acogida, en lugar de trasladarse a refugios colectivos.

Por otra parte, en el norte del Líbano, los refugiados con poco dinero tienen problemas para pagar el elevado precio de los alquileres de viviendas que a menudo se encuentran en un estado bastante deteriorado. En Trípoli, por ejemplo, el 90 por ciento de los refugiados vive en régimen de alquiler y paga al menos 250 dólares al mes por dos habitaciones. La generosidad de las familias locales de acogida está llegando a sus límites y se están dando situaciones de hacinamiento. En Trípoli, una familia libanesa le contó al ACNUR que está acogiendo a cuatro familias sirias.

Aunque la mayoría de los sirios se están alojando en casas de familias locales o alquilando apartamentos, un número creciente está buscando refugio en colegios en el norte y este del país, una señal de que las comunidades locales no tienen capacidad para acoger a más refugiados en sus hogares. En el valle de Bekaa, unas 94 familias residen ahora en escuelas, de las cuales 80 deben reabrir sus puertas en septiembre con el inicio curso escolar. En el norte, 51 familias se están hospedando actualmente en escuelas en funcionamiento. ACNUR está redoblando sus esfuerzos para encontrar un alojamiento alternativo para estos refugiados.

Mientras el número de refugiados continúa aumentando, ACNUR está recibiendo informes de que muchos sirios están teniendo dificultades para atravesar la frontera de forma segura. Algunos cuentan que han tardado cuatro horas en tratar de cruzar la frontera (normalmente se tarda menos de una hora) debido a los problemas para atravesar los puestos de control donde son interrogados y sus coches son revisados.

Jordania

En los últimos dos días se ha registrado una fuerte caída en el número de sirios que cruzan a Jordania. Tan sólo 283 sirios atravesaron la frontera el pasado sábado por la noche, en comparación con el promedio constante de llegadas de unas 400 personas cada noche desde julio. Los refugiados han declarado haber sido objeto de disparos de artillería y de armas de pequeño calibre durante su viaje hacia la frontera.

Unas 6.000 personas residen actualmente en el campamento Za'atri (situado a unos 15 kilómetros de la frontera), mientras que unas 7.269 viven en otros emplazamientos colectivos para refugiados en el norte de Jordania. Si bien el viento del desierto sigue causando estragos en las tiendas de campaña y la vida es dura para los refugiados, ACNUR y sus socios están trabajando intensamente para mejorar las condiciones en el campo de Za'atri. Se está instalando el sistema eléctrico, lo que mejorará la iluminación de los espacios públicos y hará más seguro el campamento para los residentes. También se han distribuido lámparas solares para cada tienda de campaña. Ya está en funcionamiento el hospital de campaña marroquí y se está construyendo el hospital francés, lo que reforzará las instalaciones médicas en el campamento.

Mientras tanto, en Ammán ha habido un aumento en el número de personas que solicitan registrarse con ACNUR, con unas 300 peticiones diarias durante los últimos días, en comparación con un promedio de 200 solicitudes diarias durante la semana anterior. ACNUR no cree que el tamaño real de la población de refugiados en Jordania coincida con las cifras de registro (45.998), ya que muchas personas se muestran reacias a registrarse. Tomamos nota de que el Gobierno de Jordania estima que entre 145.000 y 150.000 personas han llegado desde marzo de 2011.

Turquía

 

El ritmo de nuevas llegadas a Turquía ha aumentado a lo largo del fin de semana, de forma que el total de sirios que han huido a Turquía es de 59.710, incluidas 2.000 personas que se encuentran alojadas en escuelas en Adana a la espera de que haya nuevas plazas en los campamentos. Algunas de estas personas todavía no han sido registradas por las autoridades turcas. En los últimos cuatro días han llegado 10.000 sirios. El 50% de los refugiados son niños.

Tan sólo 1.000 de los recién llegados pudieron ser trasladados al campo de Gaziantep debido a la falta de espacio, mientras que otros han sido alojados en residencias escolares en Oguzeli y algunos centenares de personas están siendo albergados en un gimnasio en Islahiye. Además, 2.000 personas se encuentran en la frontera en Kilis / Oncupinar en proceso de admisión. Una vez sean registrados serán trasladados a residencias escolares en Osamiye hasta que el nuevo campamento en Osmaniye esté en funcionamiento. Se ha construido nuevo campamento en Karkamis que debería estar operativo a finales de mes.

Irak

Los iraquíes continúan regresando a Irak desde Siria. Unas 25.906 personas han retornado desde el 18 de julio, entre las que se incluyen unas 400 personas que llegaron el sábado y 328 el domingo. La mayoría de estos iraquíes regresaron a través del puesto fronterizo de Al-Waleed, mientras que otro grupo de 6.000 refugiados regresó por vía aérea. Las necesidades de los repatriados van desde los documentos de identidad hasta la alimentación, atención sanitaria, dinero en efectivo y trabajo. Muchos explican que su casa en Siria quedó destruida por los disparos y bombardeos. Una persona ha informado de que tuvo que pasar cuatro días sin comida ni agua debido a las operaciones militares. Las personas que vienen desde Alepo dicen que fueron obligados a abandonar sus hogares por las fuerzas armadas.

Asimismo los sirios siguen huyendo hacia Irak, con 117 personas llegadas a Al-Qa’im el pasado sábado y 115 el domingo. Las personas son dirigidas al campo de Al-Qaim, que acaba de ser abierto, y a partir de hoy las autoridades comenzarán a trasladar al campamento a los refugiados que habían encontrado cobijo en una escuela. El número total de refugiados sirios en Irak (incluido el Kurdistán) asciende a 14.129. De este grupo, 13.025 han sido registrados.

Siria

En Siria, la situación se está volviendo cada vez más precaria para la población de refugiados. El minibús en el que viajaba una familia de 11 refugiados somalíes tratando de huir desde Mneed hacia Hornah fue alcanzado por disparos. Un niño de nueve años fue llevado por un grupo de sirios a la comunidad somalí en Al-Hurneh, pero no tenemos información acerca del paradero del resto de la familia que se encontraba en el minibús. Un grupo de 70 refugiados somalíes fue trasladado por la Media Luna Roja Siria (SARC) el pasado domingo desde Hurnah a Masaken Barzeh, donde están siendo alojados temporalmente por los somalíes. No obstante, las familias locales de acogida se sienten presionadas y algunas han sido expulsadas por los terratenientes para dar cabida a otras personas desplazadas. Este grupo ha sido trasladado por la SARC a escuelas en Zahira.

Las operaciones de ACNUR continúan a pesar de la deteriorada situación de seguridad. En los últimos días, hemos distribuido material de asistencia humanitaria de emergencia como bidones, colchonetas y lonas plastificadas en Alepo y Hassakeh. Los equipos de salud están trabajando en Masaken, Barzeh y Zahira, y se sigue ofreciendo ayuda psicológica por teléfono. ACNUR continúa recibiendo llamadas en los teléfonos de emergencia, en las que los refugiados expresan su preocupación por las amenazas recibidas, las dificultades económicas y la necesidad de ayuda alimentaria. Otros refugiados nos llaman para solicitar ayuda para regresar a Irak o para ser reasentados.

Estadísticas

Las estadísticas oficiales de registro de ACNUR no reflejan la totalidad de la población refugiada en algunos países, ya que los refugiados están a la espera o son reticentes a registrarse. A fecha de 13 de agosto, el número de refugiados sirios oficialmente registrados o en proceso de registro en los países vecinos era de 157.577 (45.998 en Jordania, 37.740 en el Líbano, 14.129 en Irak y 59.710 en Turquía).


Comparte esta página con: