Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR amplía sus operaciones en Yida, donde la población del campo supera ya los 35.000 refugiados

ACNUR amplía sus operaciones en Yida, donde la población del campo supera ya los 35.000 refugiados Imprimir

GINEBRA, Suiza, 25 de mayo (ACNUR/UNHCR) – ACNUR está ampliando sus operaciones de ayuda para los refugiados en el campo de Yida, en Sudán del Sur, cuya población ha aumentado ya a más de 35.000 personas en medio de una nueva oleada de llegadas desde la semana pasada.

La gente que llega a Yida cita el empeoramiento de la seguridad y las condiciones humanitarias en las Montañas Nuba de Sudán como los principales motivos de su huida.

Una media de 430 refugiados han estado llegando cada día a lo largo de mayo, un incremento del 47% sobre las cifras de llegadas registradas en abril. A este ritmo, la población del campo sobrepasará las 40.000 personas a finales de mes.

Yida sigue siendo un lugar poco seguro para los refugiados por su proximidad a la frontera. Aunque continúan los esfuerzos para persuadir a los refugiados a que se trasladen voluntariamente lejos de la frontera, la ayuda aumentará para mejorar las condiciones de vida cuando empiece la temporada de lluvias. Durante las últimas dos semanas ACNUR ha repartido de lonas de plástico, mosquiteras, esteras y mantas para más de 12.700 personas y la distribución continúa.

En un primer momento se dio prioridad a las personas más vulnerables como los ancianos, los menores no acompañados y las mujeres cabeza de familia. Ahora ACNUR está ampliando esta ayuda a todos los refugiados.

Muchos refugiados llegan en condiciones muy malas después de un viaje a través de los densos bosques. Muchos entran en Sudán del Sur por la disputada zona fronteriza de Jau, su única ruta de escape hacia Yida. Viajan a pie con las pocas pertenencias que pueden transportar. La gente llega hambrienta y hay cada vez más evidencias de desnutrición entre los recién llegados procedentes de las Montañas Nuba en el estado de Kordofán del Sur.

A su llegada a Yida, los refugiados son registrados e inmediatamente se les ofrece agua y galletas energéticas. Posteriormente se les hace un chequeo médico y reciben una ración inicial de comida para dos semanas del Programa Mundial de Alimentos para cubrir sus necesidades hasta la siguiente distribución general de alimentos. Las agencias ofrecen atención médica urgente y alimentación terapeútica.

Más al oeste, en el estado de Alto Nilo, en Sudán, también se hace frente a muchos retos, con unos 12.000 refugiados sudaneses cruzando la frontera desde el pasado fin de semana. Esto eleva la cifra total de refugiados en el estado de Alto Nilo a más de 80.000.

Los recién llegados están exhaustos tras caminar durante días. Dicen que huyen de Nilo Azul a causa del hambre y de los continuos combates entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF por sus siglas en inglés) y el Movimiento Norte de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM-N por sus siglas en inglés). Muchos han quedado separados de otros miembros de su familia.

ACNUR ha reubicado a 1.285 refugiados al nuevo campo de Yusuf Batil, a 120 kilómetros de la frontera. Yusuf Batil es el tercer asentamiento que ACNUR ha ayudado a levantar en Alto Nilo, después de los de Doro y Jamam, donde también están siendo reubicados otros refugiados.

Los convoys de ACNUR que trasladan a los refugiados pueden tardar hasta cuatro horas en recorrer una franja de 20 kilómetros, por lo que los refugiados tienen que pasar la noche en Jamam. ACNUR espera que las condiciones de los caminos empeoren con la temporada de lluvias, lo que dificultará aún más el viaje y hará que el acceso a los refugiados sea casi imposible.

Con la población de refugiados creciendo a este ritmo, ACNUR está también severamente preocupado por la escasez de agua en Alto Nilo y los problemas de salud que ello conlleva. Para hacer frente a cualquier brote de enfermedades relacionadas con el agua en la zona, ACNUR y sus socios han preposicionado suministros médicos y unidades de tratamiento en cada asentamiento. También se está transportando agua en camiones y se están perforando pozos.

Sudán del Sur acoge actualmente a más de 115.000 refugiados sudaneses de las Montañas Nuba y Nilo Azul. Otras 32.500 personas de Nilo Azul han encontrado refugio en el oeste de Etiopía.


Comparte esta página con: