Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR inicia un puente aéreo con ayuda para los refugiados sudaneses en Sudán del Sur

ACNUR inicia un puente aéreo con ayuda para los refugiados sudaneses en Sudán del Sur Imprimir

© ACNUR/F.Kasina. Los suministros fueron cargados en un avión C-130 ayer en Nairobi. Hoy llegaron a Sudán del Sur a bordo del primero de los 18 vuelos previstos para el puente aéreo.
© ACNUR/F.Kasina. Los suministros fueron cargados en un avión C-130 ayer en Nairobi. Hoy llegaron a Sudán del Sur a bordo del primero de los 18 vuelos previstos para el puente aéreo.
JUBA, Sudán del Sur, 20 de diciembre (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de la ONU para los Refugiados ha enviado hoy un puente aéreo masivo desde Kenia para llevar ayuda humanitaria urgente a unos 50.000 sudaneses refugiados en Sudán del Sur.

El primero de los 18 vuelos Hércules C-130 partió de Nairobi esta mañana con una carga de 12 toneladas de materiales de ayuda humanitaria como lonas y rollos de plástico, esteras, mantas, mosquiteras, bidones, cubos y utensilios de cocina. El avión aterrizó hacia las 11 de la mañana (hora local) en el aeropuerto de Malakal, en Sudán del Sur, la pista de aterrizaje más cercana a los campos de refugiados.

“Estos suministros se necesitan desesperadamente” dijo Vivian Tan, portavoz de ACNUR en Juba, Sudán del Sur. “Las familias llegan aquí agotadas, hambrientas, con frío o enfermas. Ya hemos distribuido todo lo que teníamos aquí, incluida ayuda que llegó desde Juba y Malakal. Nuestro almacén local está ya prácticamente vacío”.

Los otros 17 vuelos llevarán 272 toneladas más de suministros de ayuda desde los almacenes de ACNUR en Nairobi. Los materiales serán trasladados desde Malakal por carretera bien hasta el condado de Maban, en el estado de Alto Nilo (a unos 300 kilómetros al noreste) o más al oeste, al estado de Unity.

Los 18 vuelos tienen un coste estimado de 1,5 millones de dólares y los suministros de ayuda están valorados en 2,5 millones.

Además de estos vuelos, ACNUR tiene previsto enviar 10.000 tiendas a Sudán del Sur desde sus almacenes en Dubai en las próximas semanas, con un coste aproximado de más de 8 millones de dólares.

En los últimos meses, los estados de Alto Nilo y Unity en Sudán del Sur, han estado acogiendo generosamente a refugiados que huían de los combates en los estados de Nilo Azul y Kordofan, en Sudán.

“Muchas familias han abandonado sus hogares con muy pocas pertenencias y han caminado durante semanas a través de los bosques, parando allá donde había agua y trasladándose a otros lugares cuando se quedaban sin ella” dijo Tan. “Algunos se quedaron atrapados en zonas de bosque cercanas a la frontera con Sudán del Sur”.

Desde septiembre, al menos 40.000 refugiados han llegado al estado de Alto Nilo. En el campo de Doro hay 25.000 refugiados y se estima que unos 15.000 están atrapados en la zona fronteriza de Elfoj, en el condado de Maban. También se tiene noticias de que hay unos 27.000 refugiados repartidos a lo largo de la zona fronteriza de Guffa, más al norte. Los equipos de monitoreo de ACNUR en la frontera están intentando llegar a estas zonas remotas para verificar esta información.

Hasta ahora la Agencia de la ONU para los Refugiados ha repartido los materiales de ayuda humanitaria disponibles para más de 19.000 sudaneses refugiados en el campo de Doro. Los materiales incluyen lonas de plástico para cobijarse, esteras para dormir, mantas para las frías tardes, bidones y cubos para transportar y almacenar el agua, mosquiteras para prevenir la malaria, jabón y utensilios de cocina. El almacén de ACNUR en el campo está ya casi vacío y a la espera de recibir más materiales procedentes de este puente aéreo de Nairobi.

La semana pasada las autoridades de Maban comenzaron a demarcar el terreno en el campo de Doro, lo que permitirá a los refugiados construir más refugios duraderos. El Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés) está ofreciendo raciones de alimentos, y Oxfam está perforando pozos de agua. Médicos sin Fronteras de Bélgica ha montado unas letrinas comunitarias y está llevando a cabo chequeos médicos y nutricionales, mientras que otras agencias están llegando al campo o desarrollando programas fuera del asentamiento de refugiados, con la comunidad local.

“Logísticamente es bastante complejo hacer llegar los suministros que estamos trasladando mediante el puente aéreo a las manos adecuadas con rapidez” dijo Tan. “No podríamos hacerlo sin el compromiso y la colaboración de las autoridades y de nuestras contrapartes”.

A unos 70 kilómetros de distancia, ACNUR y sus socios están preparando ya otro espacio en Jammam para recibir a los 15.000 refugiados que se encuentran actualmente atrapados en Elfoj. Se está trabajando para asegurar el suministro de agua, el apoyo médico y la limpieza de minas en el terreno.

En el estado de Unity unos 22.000 refugiados de las Montañas Nuba y del estado de Kordofan del Sur han huido al asentamiento de Yida desde agosto. Este campo improvisado está situado cerca de la inestable frontera y ha sufrido unos ataques en el pasado, el último de los cuales a mediados de noviembre.  ACNUR y sus socios han estado ofreciendo asistencia de emergencia al tiempo que pedían a los refugiados que se trasladaran a zonas más seguras dentro del país. Los trabajos continúan para tener listos otros campos más al sur en el estado de Unity. Además de los servicios básicos como comida, agua y atención sanitaria, los refugiados podrán ir a la escuela, recibir formación profesional, cultivar los campos o dedicarse a otras actividades de subsistencia una vez que estén instalados en los nuevos asentamientos.


Comparte esta página con: