Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR, preocupado por los combates que se acercan a un campo de refugiados en Sudán del Sur

ACNUR, preocupado por los combates que se acercan a un campo de refugiados en Sudán del Sur Imprimir

© UN Photo/Paul Banks. Algunos de los miles de desplazados por el conflicto en Kordofán del Sur a comienzos de este año.
© UN Photo/Paul Banks. Algunos de los miles de desplazados por el conflicto en Kordofán del Sur a comienzos de este año.
GINEBRA, Suiza, 9 de diciembre (ACNUR/UNHCR) – Unos 20.000 refugiados en Sudán del Sur están en una situación cada vez más peligrosa a medida que los combates se van aproximando a la frontera norte con Sudán.

Aunque los continuos enfrentamientos en la zona fronteriza de Jau no han afectado al asentamiento de refugiados de Yida, situado a unos kilómetros de distancia, el miedo a los ataques han hecho huir a algunos refugiados hacia los bosques. La escalada de inseguridad también ha afectado al acceso y al envío de ayuda humanitaria, provocando frecuentes interrupciones en la asistencia ofrecida en Yida. 

ACNUR sigue trabajando con sus socios en Yida para proporcionar servicios de emergencia como alimentos, agua y atención sanitaria a los refugiados que han huido en los últimos meses de la región de Kordofán del Sur, en Sudán. Entre 60 y 110 personas siguen llegando a Yida cada día.

ACNUR teme que los enfrentamientos se extiendan a Yida, que en noviembre fue alcanzada por bombardeos. La Agencia de la ONU para los Refugiados está redoblando sus esfuerzos para reubicar a los refugiados lejos de la inestable frontera hacia espacios que les puedan ofrecer más seguridad y asistencia en el interior de Sudán del Sur.

Hasta ahora la mayoría de los refugiados se han mostrado rehacios a abandonar Yida y a trasladarse más lejos de sus hogares en Sudán. También están preocupados por el peligro de las minas terrestres que hay en los caminos del interior del país. Para garantizar la seguridad en el trayecto, el Centro de Acción Anti-Minas de Naciones Unidas está llevando a cabo inspecciones y limpieza de minas. ACNUR espera reubicar pronto al primer grupo de refugiados que desea marcharse.

Mientras tanto, en el este de Sudán del Sur, los refugiados siguen llegando a un ritmo de unos 650 al día tras huir del Estado de Nilo Azul, en Sudán. Recientemente un grupo de 10.000 refugiados fueron identificados cerca de Elfoj, en el condado de Maban, en el Estado de Alto Nilo en Sudán del Sur. Se cree que miles de personas más están atrapadas en zonas remotas a lo largo de la frontera. ACNUR y sus socios están trabajando en la construcción de un nuevo asentamiento en el condado de Maban para acogerles, además del campo de Doro, que ya alberga a 20.000 personas que acaban de llegar de Nilo Azul.

En total, Sudán del Sur ha recibido a más de 50.000 refugiados de los Estados sudaneses de Nilo Azul y Kordofan del Sur en los últimos meses.

La vecina Etiopía ha recibido a cerca de 33.000 refugiados sudaneses desde junio, de los cuales la mayoría ha huido del Estado de Nilo Azul. Esta cifra incluye a más de 18.000 recién llegados alojados en dos campos y un centro de tránsito, y a unas 14.000 personas que están viviendo con comunidades locales en las zonas fronterizas. ACNUR está ampliando, en colaboración con las autoridades locales, los campos de refugiados ya existentes con el fin de reubicar a aquellos que están viviendo con familias locales.

 


Comparte esta página con: