Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa 20.000 somalíes han huido al inestable Yemen en lo que va de año.

20.000 somalíes han huido al inestable Yemen en lo que va de año. Imprimir

© ACNUR/H.Macleod. Una refugiada somalí prepara la comida para su familia en Yemen.
© ACNUR/H.Macleod. Una refugiada somalí prepara la comida para su familia en Yemen.
GINEBRA, Suiza, 21 de octubre (ACNUR/UNHCR) - El deterioro de la situación humanitaria en Somalia ha obligado a casi 320.000 somalíes a huir de su país en lo que va de año. Si bien la mayoría tratan de llegar a un lugar seguro y lograr ayuda en las vecinas Kenia y Etiopía, otros muchos somalíes se siguen dirigiendo hacia el norte para embarcarse en la peligrosa travesía a través del Golfo de Adén.

Desde enero, 20.000 nuevos refugiados somalíes han llegado a Yemen. En los centros de acogida de Yemen, los recién llegados han contando a nuestro personal que la sequía, la hambruna, los conflictos y el reclutamiento forzoso son los principales motivos de su huida de Somalia.

Este aumento de las llegadas está generando más presión sobre Yemen y ACNUR. Entre enero y julio han ido llegando desde Somalia una media de 1.600 personas al mes, mientras que en agosto esta cifra se ha incrementado hasta las 4.500 personas y en septiembre a 3.292 - esto a pesar de los disturbios registrados en Yemen-. En total, se calcula que en este momento hay 196.000 refugiados somalíes en Yemen, país en el que nuestros recursos son ya de por sí escasos debido al desplazamiento interno, que afecta a más de 415.000 personas.

El deterioro de la seguridad hace nuestro trabajo aún más peligroso y complejo. Los combates en la gobernación yemení de Abyan (al este de Adén) dificultan cada vez más el traslado de los recién llegados desde los centros de acogida situados a lo largo de la costa del Golfo hacia el campo de refugiados de Kharaz. La contraparte implementadora de ACNUR, SHS, se está viendo obligada a tomar una ruta mucho más larga para llegar a los centros de acogida para evitar los combates, así como a reducir la frecuencia de los convoyes entre los centros de acogida y el campo de Kharaz. ACNUR está informando sobre la situación actual en el país y los posibles riesgos a los recién llegados a los centros de acogida y de tránsito situados a lo largo de la costa. Sin embargo, muchos refugiados optan por no esperar y se marchan a pie, atravesando las zonas de conflicto.

La mayoría de los recién llegados han contado al personal de ACNUR que no estaban al tanto de la situación en Yemen y de las condiciones a las que tendrían que hacer frente. Muchos salieron de Somalia con la esperanza de poder llegar a otros países del Golfo o de encontrar trabajo en el propio Yemen. Sin embargo, la deteriorada situación de seguridad ha restringido su capacidad de movimiento, al mismo tiempo que las oportunidades laborales para los refugiados en Yemen se reducen a toda velocidad. Por estas razones, algunos de los refugiados se están planteando la posibilidad de regresar a Somalia. ACNUR tiene un programa de repatriación voluntaria, pero sólo a las regiones de Somalia relativamente estables de Puntlandia y Somalilandia en el caso de los refugiados procedentes de dichos lugares. Sin embargo, la mayoría de los somalíes en Yemen son originarios de las inestables y conflictivas regiones del sur y centro de Somalia.

El número de nacionales de otros países, principalmente etíopes, que llegan al país también ha aumentado significativamente. En septiembre, 8.787 personas, prácticamente todos ellos etíopes, llegaron a Yemen. Sumados a los 3.292 somalíes, esto hace un total de 12.079 llegadas por mar a Yemen tan sólo en el mes de septiembre - la tasa más alta de llegadas mensuales desde que ACNUR comenzó a recopilar estas estadísticas en enero de 2006-.

La inestabilidad en Yemen también está suponiendo una gran oportunidad para el tráfico y trata de personas a lo largo de la costa del Mar Rojo de Yemen. Seguimos recibiendo informes acerca de secuestros de inmigrantes o refugiados a su llegada a Yemen - sobre todo con el objetivo de pedir un rescate o de extorsionar. Si bien las principales víctimas de estos hechos suelen ser los inmigrantes etíopes en busca de oportunidades en los países del Golfo, algunos ciudadanos somalíes también han sido objeto de estos secuestros. La inseguridad a menudo impide que los equipos que realizan patrullas humanitarias puedan llegar a los recién llegados antes que los contrabandistas. Otra tendencia preocupante es la tasa cada vez más alta de abusos y agresiones sexuales a mujeres refugiadas e inmigrantes mientras se encuentran en alta mar. En colaboración con nuestros socios estamos proporcionando atención médica y asesoramiento psico-social a los supervivientes. Esta información también se comparte con la policía yemení para que puedan darle seguimiento.

Paralelamente, el conflicto en la gobernación yemení de Abyan ha desplazado a más de 97.000 personas. En la actualidad hay desplazados internos en cinco provincias del sur. En Adén, el año escolar se inició hace un mes, pero cerca de 30.000 niños no han podido comenzar las clases en unas 70 escuelas públicas, que en este momento dan cobijo a más de 20.000 personas. Hasta el momento no se ha logrado encontrar ninguna solución alternativa.

Además, todavía hay 318.000 personas desplazadas desde la gobernación de Sa’ada, en el norte del país. Estos desplazados internos huyeron del conflicto entre las tropas del gobierno y las fuerzas de Al Houthi que causó estragos en el norte de Yemen entre agosto de 2009 y febrero de 2010 y aún no han podido regresar. Debido a los disturbios y enfrentamientos en Sana’a y en los alrededores durante el último mes, un creciente número de civiles está huyendo hacia el norte de Yemen, en dirección a Amran. ACNUR y sus socios ya han prestado asistencia inmediata a las familias vulnerables y en este momento está llevando a cabo una evaluación rápida. A pesar de la inestabilidad y la inseguridad, ACNUR y sus socios continuarán trabajando sobre el terreno para proporcionar protección y asistencia, la cuales resultan esenciales.

 


Comparte esta página con: