Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Ya hay 20.000 refugiados del estado sudanés de Nilo Azul en Etiopía, y las cifras van en aumento

Ya hay 20.000 refugiados del estado sudanés de Nilo Azul en Etiopía, y las cifras van en aumento Imprimir

© ACNUR/T.Gudeta. Refugiados sudaneses que han llegado a Etiopía tras haber huido del estado de Nilo Azul, en Sudán.
© ACNUR/T.Gudeta. Refugiados sudaneses que han llegado a Etiopía tras haber huido del estado de Nilo Azul, en Sudán.
GINEBRA, Suiza, 6 de septiembre (ACNUR/UNHCR) - Un equipo de evaluación de ACNUR regresó ayer de la región de Assosa, en el oeste de Etiopía, a donde los refugiados han estado llegando desde finales de la semana pasada, en un contexto de enfrentamientos al otro lado de la frontera, en el estado de Nilo Azul en Sudán. La población refugiada ha aumentado hasta alcanzar las 20.000 personas y mientras nuestro equipo permaneció en el lugar, seguían llegando más refugiados.


Las nuevas llegadas han estado atravesando la frontera con Etiopía principalmente a través de Kurmuk y Gizen, cerca de Sherkole, a unos 770 kilómetros al oeste de Addis Abeba. Otros están cruzando por Bamaza, más al norte.

El estado físico de estos refugiados en general parece ser bueno, pero necesitan comida, agua y cobijo. Algunos, en la región de Gizen, están residiendo en escuelas, mientras que otros se encuentran dispersos en los pueblos de los alrededores, acogidos por familias locales. Aquellos que desean ser reubicados están siendo trasladados a un campo de refugiados que hay en Sherkole. Sin embargo, la mayoría son reticentes a marcharse y prefieren quedarse cerca de la frontera, con la esperanza que los enfrentamientos acaben pronto y poder así regresar a casa.

Los primeros traslados de personas hacia el campo de Sherkole comenzaron el sábado. El campo fue abierto en 1997 en respuesta a la guerra civil sudanesa entre el norte y el sur. Hasta la fecha, 2.500 refugiados han sido trasladados a este campo.

ACNUR ha enviado artículos de emergencia a Assosa. Además, están en camino otros artículos de material humanitario desde Addis para asistir a las personas que se encuentran en Sherkole y en las aldeas situadas a lo largo de la frontera. UNICEF está proporcionando bidones de agua y suministros médicos, mientras que el Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés) está enviando alimentos de manera urgente a la región.

Sherkole, que ya acoge a unos 4.000 refugiados sudaneses, puede recibir a otros 6.000 refugiados más. El gobierno etíope ha asignado tres nuevos espacios en Tongo, Bambasi y Gure, no muy lejos de Sherkole, para alojar a las nuevas llegadas. Cada uno de ellos tiene capacidad para acomodar a 10.000 refugiados. ACNUR ha iniciado los trabajos de preparación de estos campos para poder recibir a los recién llegados.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha enviado –y sigue enviando- equipos adicionales a la región para dar una respuesta más eficaz a la emergencia.

Antes de que se produjera esta emergencia, Etiopía ya estaba acogiendo a más de 26.000 refugiados sudaneses en dos campos.

Mientras tanto, en Sudán, nos han informado de que miles de personas habrían huido del estado de Nilo Azul hacia el norte, al estado de Sennar. Por nuestra parte, no podemos confirmar estas cifras ya que hasta la fecha sólo la Media Luna Roja Sudanesa tiene acceso a los desplazados. Ellos han podido realizar una evaluación inicial y ofrecer asistencia de manera limitada a la población desplazada, aunque algunas zonas entre las ciudades de Damazine y Kurmuk no son accesibles.

ACNUR reitera su llamamiento para que tanto el gobierno de Sudán como el Movimiento-Norte Popular de Liberación de Sudán pongan fin a los combates y permitan el acceso del personal humanitario para que pueda atender las necesidades urgentes y salvar vidas. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, hizo un llamamiento el pasado fin de semana pidiendo el cese inmediato de las hostilidades en el estado de Nilo Azul. "Necesitamos a toda costa, detener una nueva crisis de refugiados en una región del mundo que en los últimos meses ha sido testigo de tanto sufrimiento", dijo António Guterres. También instamos a ambos bandos a garantizar la protección de los trabajadores humanitarios y de sus recursos, incluidos los almacenes donde se guarda la ayuda humanitaria.

 


Comparte esta página con: