Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Cate Blanchett alerta sobre la «carrera contrarreloj» para proteger a los rohingyas del monzón

Cate Blanchett alerta sobre la «carrera contrarreloj» para proteger a los rohingyas del monzón Imprimir

Cate Blanchett observa la actuación del refugiado rohingya Mohammed Sayidul Islam (a la izquierda, con camiseta púrpura) y otros músicos en el campo de Kutupalong. (© ACNUR/UNHCR/Héctor Perez)
Cate Blanchett observa la actuación del refugiado rohingya Mohammed Sayidul Islam (a la izquierda, con camiseta púrpura) y otros músicos en el campo de Kutupalong. (© ACNUR/UNHCR/Héctor Perez)

COX'S BAZAR, Bangladesh, 21 de marzo de 2018 (ACNUR/UNHCR).- Cate Blanchett, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, alertó hoy sobre la “carrera contrarreloj” para proteger a los refugiados rohingya del peor impacto del cercano monzón en Bangladesh. Las fuertes lluvias, la posibilidad de ciclones y unas condiciones climatológicas adversas amenaza con poner seriamente en riesgo durante los próximos meses a más de 100.000 refugiados rohingya que viven en asentamientos saturados en el distrito de Cox’s Bazar.

Blanchett, que acaba de regresar esta semana de visitar Bangladesh, llamó a apoyar con urgencia la labor de ACNUR –la Agencia de la ONU para los Refugiados- y de sus socios, que trabajan junto al gobierno de Bangladesh para evitar “una crisis dentro de otra crisis”.

Desde agosto de 2017, más de 671.000 refugiados rohingya de Myanmar han buscado la seguridad en Bangladesh. “Los refugiados rohingya ya han sido víctimas de violencia, de violaciones de derechos humanos y de terribles desplazamientos. Han mostrado un coraje y una resiliencia inimaginables, narró Blanchett al finalizar su visita a los campos de Kutupalong, Nyapara y Chakmarkul, en Cox’ Bazar. “Pero ahora, con el monzón en puertas, el gobierno de Bangladesh, apoyado por ACNUR y sus colaboradores, trabaja a contrarreloj para garantizar la máxima seguridad de los refugiados ante la posibilidad de que se produzcan inundaciones y corrimientos de tierra”.

“He visto por mí misma como ACNUR –tanto con sus colaboradores como con los propios refugiados- está trabajando sin descanso para evitar una crisis dentro de otra en el distrito de Cox’s Bazar. Los equipos sobre el terreno están distribuyendo kits de refugio y de preparación para el monzón a las familias vulnerables; están reforzando carreteras, puentes, pasos y otras infraestructuras que corren el riesgo de ser arrastradas por el agua; y reubicando a las familias en lugares seguros donde hay espacio disponible. Sin embargo, es urgente hacer más para garantizar que los refugiados estén a salvo”.

Llamando a la comunidad internacional a mostrar solidaridad y a compartir la responsabilidad sobre esta crisis con el gobierno y el pueblo de Bangladesh, Blanchett añadió: “El pueblo y las comunidades de acogida de Bangladesh han sido las primeras en responder a esta crisis, con el apoyo de agencias como ACNUR y sus colaboradores. Sin embargo, no puedo hacer suficiente hincapié en cuanta ayuda más es necesaria para estos refugiados apátridas en situación vulnerable, la mayoría mujeres y niños. Es la crisis de refugiados que crece con mayor rapidez del mundo, llega el monzón y es crítico que la comunidad internacional, el sector privado y las personas hagan todo lo que puedan para ayudar a los rohingya y a las comunidades que los acogen”.

Cate Blanchett, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, con niños del Centro Temporal de Aprendizaje que financia ACNUR y gestiona su asociado CODEC. (© ACNUR/UNHCR/Héctor Perez)
Cate Blanchett, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, con niños del Centro Temporal de Aprendizaje que financia ACNUR y gestiona su asociado CODEC. (© ACNUR/UNHCR/Héctor Perez)
Los rohingya son una minoría apátrida. Desde el comienzo de la violencia en el estado de Rakhine (Myanmar), más de 671.000 refugiados han huido a Bangladesh. El gobierno del país y sus habitantes han hecho gala de una tremenda generosidad y hospitalidad hacia el flujo de refugiados a su territorio. Ante el riesgo de que se produzca una crisis dentro de otra, ACNUR y sus socios están proporcionando apoyo al gobierno de Bangladesh en la región de Cox’s Bazar a fin de ayudar a los refugiados y a las comunidades que los acogen a prepararse frente el monzón.

“Bangladesh ha salvado miles de vidas abriendo sus brazos y sus fronteras a los refugiados rohingya. Ahora es crítico que ofrezcamos un firme apoyo a Bangladesh y a los refugiados a los que servimos, para protegerlos de los vientos ciclónicos y de las intensas lluvias”, explicó Kevin J. Allen, Responsable del operativo de emergencia de ACNUR en Cox’s Bazaar.

ACNUR trabaja para ofrecer condiciones de vida dignas y decentes a los refugiados apátridas rohingya en Bangladesh, principalmente mediante el acceso a atención sanitaria, educación, refugio y autonomía. Las soluciones a la crisis de refugiados están en Myanmar, por lo que ACNUR ha instado a Myanmar a que se establezcan en el estado de Rakhine las condiciones que permitan la repatriación segura, digna y sostenible de aquellos refugiados que elijan voluntariamente retornar a sus hogares. ACNUR pide acceso humanitario sin restricciones a todas las comunidades, y a todos los lugares de origen y potencial retorno en el estado de Rakhine, y se ha ofrecido a ayudar al gobierno de Myanmar a implementar con rapidez las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el estado de Rakhine.

La semana pasada se presentó un llamamiento inter-agencial para la situación de Bangladesh, en el que se dio a conocer que la necesidad de financiación para atender las necesidades de refugiados y comunidades de acogida hasta diciembre de 2018 es de 951 millones de dólares. ACNUR precisa 196,3 millones de dólares para continuar su labor de asistencia y protección a los refugiados rohingya y a las comunidades que les acogen.

SOBRE CATE BLANCHETT Y ACNUR

  • Cate Blanchett fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR en mayo de 2016. Ha visitado Líbano y Jordania para hablar con refugiados y apátridas desplazados por el conflicto sirio. También visitó Australia con motivo de la campaña “Vidas humanas, Derechos humanos” que marcó el 40 aniversario de la primera llegada masiva de refugiados al país.
  • En 2016, ayudó a reunir a un grupo de artistas para realizar una lectura conjunta del poema “Lo que se llevaron con ellos”, de Jenifer Toksvig’s. También lanzó una “gira mundial” a través de Facebook Live, con colaboradores de todo el mundo, para poner de relieve la necesidad urgente de solidarizarse con los refugiados.
  • Habló sobre la crisis de los refugiados en Google Zeitgeist, en 2016, y en Mujeres en la Conferencia Global, en 2015.
  • En 2015, viajó al Líbano para encontrarse con refugiados sirios y para escuchar testimonios de personas apátridas, como parte de su contribución a la campaña #IBelong de ACNUR contra la apatridia.
  • Se ha reunido con familias refugiadas y solicitantes de asilo en Brisbane, que habían sido trasladadas previamente por Australia a Isla de Navidad, Nauru y Papúa Nueva Guinea. También visitó a refugiados reasentados y conmemoró en Queensland la campaña “Vidas humanas, Derechos humanos, que marcó el 40 aniversario de la primera gran llegada de refugiados al país.
  • En 2017 se le otorgó la distinción de Compañera de la Orden de Australia en la División General, por su eminente servicio a las artes escénicas como actriz internacional de cine y teatro, por sus importantes contribuciones como directora de organizaciones artísticas, como modelo a seguir para mujeres y jóvenes artistas, y por su apoyo a diferentes causas humanitarias y por el medio ambiente.
  • En enero de 2018 recibió el Premio Cristal del Foro Económico Mundial de Davos por su labor en pro de la visibilidad de la causa de los refugiados.

Comparte esta página con: