Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Día Internacional de la Mujer - Declaraciones del Alto Comisionado para los Refugiados

Día Internacional de la Mujer - Declaraciones del Alto Comisionado para los Refugiados Imprimir


Nuestro objetivo es potenciar la experiencia, la capacidad y las aspiraciones de mujeres y niñas y ayudarlas a que conviertan en realidad todo su potencial (ACNUR/UNHCR/
Nuestro objetivo es potenciar la experiencia, la capacidad y las aspiraciones de mujeres y niñas y ayudarlas a que conviertan en realidad todo su potencial (ACNUR/UNHCR/
Ginebra, 8 de marzo de 2018 (ACNUR/UNHCR).- Ginebra, 8 de marzo de 2018 (ACNUR/UNHCR).- El Día Internacional de la Mujer viene acompañado este año de un poderoso movimiento mundial por los derechos de las mujeres, la igualdad y la justicia.

Su lema, “Time is now” (“Es el momento”) es muy oportuno y se hace eco del firme compromiso de ACNUR de defender los derechos de mujeres y niñas, así como de garantizar que nuestra labor para ofrecer protección y soluciones a las personas desplazadas y apátridas tiene en consideración la edad, el género y la diversidad.

Nuestro objetivo es potenciar la experiencia, la capacidad y las aspiraciones de mujeres y niñas y ayudarlas a que conviertan en realidad todo su potencial, a través de un mejor acceso a la educación, trabajos dignos y servicios sociales y legales.

ACNUR trabaja de forma muy concreta para alcanzar estos objetivos. En el Líbano, las mujeres representan más del 50% de nuestro equipo de voluntarios; en República Centroafricana hay tres centros dedicados a trabajar con mujeres desplazadas para mejorar su nivel de alfabetización, abordar la violencia sexual y de género y desarrollar sus habilidades laborales; y en Malasia, la inversión sostenida en formación en materia de liderazgo, comunicación y educación en igualdad de género han logrado impulsar el número de mujeres refugiadas que participan en la toma de decisiones de sus comunidades en un 43%.

Tanto en estas como en el resto de nuestras operaciones por todo el mundo, ACNUR está trabajando de manera activa. Creemos que tenemos una profunda responsabilidad para asegurar que se escuche con claridad a mujeres y niñas, y que su voz se vea reflejada en cada paso que demos y en todos los aspectos de nuestro trabajo.

Hemos actualizado y profundizado en nuestros compromisos en materia de edad, género y diversidad, para reflejar las lecciones aprendidas y garantizar nuestra responsabilidad hacia mujeres y niñas y para todas las personas a las que servimos. Invertiremos en mejorar el seguimiento que se hace de ello, para que podamos medir el progreso en equidad de género en nuestras operaciones, contribuyendo hacia el objetivo global de alcanzar la paridad en 2030.

El Día Internacional de la Mujer es también el momento adecuado para redoblar nuestro compromiso de erradicar la explotación sexual, los abusos, y el acoso. Todos ellos son comportamientos inexcusables. En ACNUR nos hemos situado en primera línea de esta lucha y así vamos a continuar. No hay lugar en nuestra organización para quienes no comparten ni respetan nuestros valores esenciales. Yo pido a las víctimas que alcen su voz para que se respeten sus derechos. Y pido a cualquiera que haya sido testigo de conductas sexuales inapropiadas en el marco de las operaciones de ACNUR que dé un paso al frente e informe de ello. Continuaremos impulsando nuestro apoyo hacia las víctimas y haremos todo lo posible por mejorar aún más nuestros mecanismos para prevenir, denunciar y tratar los casos de conductas sexuales inapropiadas.

Alcanzar una sociedad donde hombres y mujeres desarrollen su máximo potencial por igual y en la que se respeten íntegramente los derechos de niñas y mujeres desplazadas ya no es una aspiración lejana. En nuestra mano está el hacerla realidad.


Comparte esta página con: