Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Kristin Davis, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, pide acción urgente para los niños rohingya

Kristin Davis, Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, pide acción urgente para los niños rohingya Imprimir


Kristin Davis visitó a los refugiados rohingya en Bangladesh (© ACNUR/UNHCR/Andy Hall)
Kristin Davis visitó a los refugiados rohingya en Bangladesh (© ACNUR/UNHCR/Andy Hall)
GINEBRA, Suiza, 20 de noviembre de 2017 (ACNUR/UNHCR). - La actriz y Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR Kristin Davis en Bangladesh para conmemorar el Día Universal del Niño de la ONU, el 20 de noviembre de 2017.

Kristin Davis, actriz internacionalmente reconocida y Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, solicitó atención y financiación global para proporcionar más ayuda de emergencia a los niños refugiados rohingya en Bangladesh, durante la celebración del Día Universal del Niño de las Naciones Unidas.

"Para mí, lo más impactante de la crisis de los refugiados rohingya es la cantidad de niños que tuvieron que huir de sus hogares. Más de la mitad de los refugiados en el campamento son niños. Algunos de ellos han perdido a uno o a ambos padres y están solos. Se han enfrentado a horrores inimaginables, violencia caótica y a un angustioso viaje en búsqueda de la seguridad. Necesitan de todo, incluido refugio, agua y comida. No puedo imaginar pasar por lo que estos niños y sus familias han pasado, y mucho menos tener la fuerza, la capacidad de recuperación y la valentía extraordinaria que poseen”, dijo a ACNUR.

“Esta es actualmente la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo y ver el impacto que tiene sobre los niños es devastador, continuó Davis. “Pero hay esperanza. He sido testigo del hecho de que ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, junto con el Gobierno de Bangladesh y sus socios, trabajan día y noche para garantizar que los refugiados estén a salvo, seguros y dispongan de cobijo. ACNUR está proporcionando ayuda de emergencia hasta en las ubicaciones más remotas, proveyendo de agua potable, refugio, mantas, utensilios de cocina y lonas impermeables. Pero hay mucho más por hacer y se necesita desesperadamente más apoyo internacional”.

“El hecho es que más fondos y más donaciones salvarán vidas. Los gobiernos, el sector público, el sector privado, las empresas, todos tenemos que hacer lo que podamos para ayudar y donar ahora para apoyar a los refugiados rohingya”, agregó Davis.

Los Rohingya son una minoría apátrida de Myanmar. Desde que estallara la violencia el 25 de agosto de 2017 en el estado de Rakhine, al norte de Myanmar, más de 600.000 personas han huido a Bangladesh. Los niños constituyen el 54% de la población total y las mujeres un 52%. Muchos otros son refugiados ancianos que requieren protección específica.

En un censo reciente sobre más de 170.000 familias (más de 740.000 personas) los equipos de ACNUR compilaron los siguientes datos:

• 5.677 (3.3%) de los hogares están encabezados por niños

• Más de 4.800 hogares (2,8%) incluyen niños separados y no acompañados

• Un tercio de las familias de refugiados son altamente vulnerables.

• El 14% de las familias están compuestas por madres solteras que mantienen a sus familias en los campamentos con escaso apoyo y en condiciones difíciles.

ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha desplegado más de un centenar de expertos en crisis de desplazamiento forzado y ha enviado por avión alrededor de 1.500 toneladas de ayuda a Bangladesh desde el 25 de agosto. Se está transportando más ayuda por vía marítima a la zona.

“El primer objetivo de ACNUR es ayudar al Gobierno de Bangladesh a recibir, proteger y proporcionar asistencia vital a los cientos de miles de refugiados rohingya. Sus familias y comunidades han sido destrozadas y necesitan desesperadamente servicios básicos, como asistencia médica, alimentos y refugio. Estamos aquí para ayudar a los refugiados a reconstruir sus vidas y para esto necesitamos apoyo internacional y fondos para responder a las necesidades humanitarias masivas que hay aquí”, afirmó la Coordinadora Senior de Emergencias de ACNUR, Louise Aubin, basada en Cox's Bazaar, Bangladesh.

ACNUR necesita 83,7 millones de dólares para ayuda humanitaria en Bangladesh hasta finales de febrero de 2018, con el fin de satisfacer las necesidades de niños, mujeres y hombres que huyen del conflicto. Hasta ahora ACNUR cuenta con menos de la mitad de la financiación requerida.


Comparte esta página con: