Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Alto Comisionado de ACNUR exhorta a Francia a fomentar la solidaridad con los refugiados en Europa

Alto Comisionado de ACNUR exhorta a Francia a fomentar la solidaridad con los refugiados en Europa Imprimir

El Alto Comisionado de ACNUR, Filippo Grandi, y el presidente de Francia Emmanuel Macron, en París. (© ACNUR/UNHCR)
El Alto Comisionado de ACNUR, Filippo Grandi, y el presidente de Francia Emmanuel Macron, en París. (© ACNUR/UNHCR)
PARÍS, Francia, 10 de octubre de 2017 (UNHCR/ACNUR).- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó el lunes que Francia juega un papel importante a la hora de reasentar a los refugiados y gestionar los flujos migratorios en Europa.

Durante una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, Grandi añadió que ACNUR apoya a Francia en sus esfuerzos para “llevar a Europa hacia un planteamiento más solidario para la gestión de los refugiados que se encuentran en sus fronteras exteriores”.

Grandi valoró positivamente el plan del gobierno galo para garantizar el derecho al asilo y gestionar mejor las llegadas de refugiados. Declaró que espera que la reforma del asilo en Francia propicie un sistema protector, eficaz y fiable, fiel a la tradición francesa.

También ofreció al gobierno francés la ayuda de ACNUR para facilitar rápidamente asesoramiento técnico sobre el proyecto de ley. El Alto Comisionado también felicitó al Presidente Macron por ampliar el alcance del programa de reasentamiento francés gracias al aumento del número de plazas y a la inclusión de refugiados de Níger y Chad.

Una vez más, hizo un llamamiento a la creación de 40.000 plazas de reasentamiento adicionales para refugiados que estén en países de tránsito y asilo a lo largo de la ruta del Mediterráneo central.

“Ofrecer plazas de reasentamiento a los refugiados que llegan por esta ruta también es una muestra de solidaridad con los países que acogen a muchos de ellos”, recalcó el Alto Comisionado.

De igual modo, Grandi destacó la urgente necesidad de solidaridad entre países europeos, así como la de unificar los distintos procesos de asilo.

“Un planteamiento diferente para cada país no funciona. Sólo un enfoque común a escala europea puede cambiar las cosas, y hacer más justa y eficaz la gestión de los refugiados”, añadió.

“Incrementar la ayuda en los países donde se encuentran los refugiados –en Estados cerca de la zona de conflicto- es importante, pero no significa que Europa no deba mantener altos sus estándares en términos de acceso directo a su territorio, acogida e integración, afirmó Grandi.

Por otra parte, destacó que la necesidad de establecer pactos sólidos para refugiados y migrantes es más apremiante que nunca, añadiendo que la comunidad internacional se ha enfrentado tanto a un número récord de personas desplazadas por conflictos y persecución como a la creciente complejidad de la migración internacional.

En relación a esta situación, Grandi hizo énfasis en la importancia de la presencia de ACNUR en países fronterizos con áreas de conflicto para ofrecer apoyo y asistencia a Estados que acogen a refugiados y proveer tanto de soluciones locales como globales a quienes necesitan protección internacional.

“Necesitamos fortalecer nuestras operaciones en Libia y en países de tránsito y asilo, como Níger, para así poder ayudar a los refugiados que viajan a Libia y a Europa y también ayudar a los Estados a enfrentarse a estas situaciones”, explicó.

Grandi también se refirió a los refugiados rohingya, una de las crisis humanitarias que más rápido está creciendo. Apuntó la necesidad de aumentar la ayuda a un número aproximado de 500.000 refugiados huidos desde Myanmar hasta Bangladesh desde el 25 de agosto de 2017.

“Estamos muy preocupados por la repentina llegada de medio millón de refugiados, que además son apátridas, a Bangladesh, un país de recursos muy limitados”, afirmó Grandi, quien visitó el país a finales de septiembre de este año para acercarse a la situación en el terreno.

“Es de suma importancia seguir presionando al gobierno de Myanmar para que detenga de inmediato la violencia en la región”, dijo, acentuando que era clave dar la nacionalidad a los apátridas rohingya. Añadió que ACNUR ha auxiliado a los rohingyas sobre el terreno.


Comparte esta página con: