Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR aumenta la ayuda a los refugiados rohingya en Bangladesh

ACNUR aumenta la ayuda a los refugiados rohingya en Bangladesh Imprimir


A petición de las autoridades, se está acelerando la distribución de lonas de plástico para proteger a los refugiados de los vientos y lluvias monzónicas. (© ACNUR/UNHCR/Keane Shum)
A petición de las autoridades, se está acelerando la distribución de lonas de plástico para proteger a los refugiados de los vientos y lluvias monzónicas. (© ACNUR/UNHCR/Keane Shum)
GINEBRA, Suiza, 22 de septiembre de 2017 (UNHCR/ACNUR).- Con el número de refugiados rohingyas que huyen de Myanmar a punto de alcanzar el medio millón, la Agencia de la ONU para los Refugiados intensifica la entrega de ayuda de emergencia a los refugiados acampados fuera de dos campos oficiales en el sureste de Bangladesh.

A petición de las autoridades de Bangladesh, ACNUR está acelerando la distribución de lonas de plástico para que el mayor número de personas pueda tener una mínima protección contra las lluvias y los vientos del monzón. Personal de ACNUR experto en planificación de campamentos está sobre el terreno para ayudar a organizar una superficie de 800 hectáreas asignada a los recién llegados por parte de las autoridades. Este nuevo campamento, conocido por el nombre de Extensión de Kutupalong, está situado junto al campo del mismo nombre, que alberga a refugiados rohingyas llegados a lo largo de las últimas décadas. Está administrado por el gobierno y cuenta con apoyo de ACNUR.

Este sábado está planificada la distribución de utensilios de cocina, colchonetas, lámparas solares y otros artículos de primera necesidad a unas 3.500 familias seleccionadas por líderes comunitarios. Refugiados voluntarios y proveedores están ayudando a los recién llegados a trasladarse a refugios de emergencia, aunque es vital que el personal de ACNUR experto en planificación de campamentos pueda organizar la extensión de Kutupalong de manera ordenada para garantizar que dispongan de infraestructuras de saneamiento adecuadas y que sus estructuras sean erigidas en zonas altas que no corran riesgo de inundaciones.

Muchos de los 420.000 refugiados llegados a Bangladesh en las últimas tres semanas y media han sido acogidos por familias en el interior de los dos campos oficiales, Kutupalong y Nayapara, o viven en escuelas y otros edificios públicos reconvertidos en refugios comunitarios.

Es prioritario trasladarlos –tanto a ellos como a muchos otros que viven en asentamientos informales- a la Extensión de Kutupalong, donde ACNUR pueda apoyar los esfuerzos del gobierno y sus socios en ayudarlos. Una vez trasladados, las escuelas podrán reabrir para ofrecer clases a refugiados y comunidades locales.

ACNUR trabaja con las autoridades para que se construya una carretera de acceso que facilite la entrega de tiendas de campaña, lonas de plástico y artículos de primera necesidad directamente a las personas en el lugar donde están ya instaladas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, estará en Bangladesh a partir de mañana para evaluar de primera mano la magnitud de la crisis, conocer a los refugiados y constatar cómo ACNUR sigue aumentando su respuesta en apoyo de Bangladesh.


Comparte esta página con: