Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR advierte del nivel record de desplazamientos en RCA y de la baja financiación para atenderlo

ACNUR advierte del nivel record de desplazamientos en RCA y de la baja financiación para atenderlo Imprimir

Solicitantes de asilo continúan llegando de RCA a RDC espoleados por la violencia, la inseguridad y el miedo a inminentes ataques en áreas fronterizas. Son acogidos por comunidades locales junto al río Ubangi. (© ACNUR/UNHCR/Chiara Cavalcanti)
Solicitantes de asilo continúan llegando de RCA a RDC espoleados por la violencia, la inseguridad y el miedo a inminentes ataques en áreas fronterizas. Son acogidos por comunidades locales junto al río Ubangi. (© ACNUR/UNHCR/Chiara Cavalcanti)
GINEBRA, Suiza, 15 de septiembre de 2017 (ACNUR/UNHCR).- ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está sumamente preocupado por la violencia continuada en la República Centroafricana, que ha provocado gran número de nuevos desplazamientos.

El número de refugiados centroafricanos en los países vecinos es ahora de 513.676. Este es el mayor número de refugiados de la República Centroafricana desde el inicio de la crisis en 2013. Además de los refugiados en otros países, unas 600.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares a otros lugares dentro del propio país. Esto significa que el nivel de desplazamiento total también se encuentra en el punto más alto alcanzado jamás, con más de 1,1 millones de personas. Mientras tanto, la financiación para proporcionar ayuda de emergencia se sitúa en solo un 9% del total requerido, siendo de las más bajas de entre las diversas crisis de refugiados.

Desde mayo de 2017, nuevos y violentos enfrentamientos entre grupos armados en República Centroafricana han aumentado el sufrimiento, las muertes y la destrucción de la propiedad. Muchos recién desplazados revelan haber presenciado asesinatos, robos, saqueos y secuestros. Incluso después de llegar a lugar seguro, se encuentran sujetos al riesgo de ser asaltados por grupos armados, si se aventuran a salir fuera. Incapaces de acercarse a los trabajadores humanitarios, apenas tienen acceso a suministros básicos. A cuatro años del inicio de la crisis, casi uno de cada dos centroafricanos todavía necesita ayuda humanitaria o protección para sobrevivir. Si la violencia no se controla, podrían revertirse completamente los progresos hechos de cara a la recuperación del país.

Desde finales del año pasado, la República Centroafricana ha experimentado una transición gradual hacia la paz y la estabilidad; de esta forma, tanto refugiados como desplazados internos han comenzado a regresar a sus hogares. Ahora, la inseguridad afecta a zonas del centro, noroeste, este y sureste de la República Centroafricana – incluso algunas no afectadas previamente por el conflicto, como Bangassou o Zemio.

La inseguridad también impide a ACNUR y a otros agentes humanitarios evaluar la extensión total del daño o el desplazamiento provocado por la violencia. Algunas de las entregas aéreas de ayuda humanitarias se han visto retrasadas o bloqueadas debido a la presencia de grupos armados. Es más, las agencias humanitarias, incluido ACNUR, son cada vez más objetivos de los grupos armados, y, en algunos casos, se han visto obligados a retirar temporalmente a su personal.

A pesar de los retos, ACNUR continúa prestando ayuda a los desplazados en zonas como Bria, capital de la provincia de Haute-Kotto, en el corazón de gran parte del desplazamiento en el este del país.

Sin embargo, las consecuencias podrían ser desastrosas si se acabaran los recursos para cubrir las necesidades de la emergencia. ACNUR ha solicitado 209 millones de dólares en 2017 para ayudar a los desplazados internos de la RCA y satisfacer las necesidades de los refugiados centroafricanos en la región. Sin embargo, hasta el momento sólo se ha recibido un 9% del total.

Mientras tanto, en la República Democrática del Congo, el número de refugiados centroafricanos ascendió hasta los 167.004 a finales de agosto. Casi el 40 por ciento llegó a causa de los recientes combates en la República Centroafricana. Muchas personas han huido a zonas lejanas, con apenas acceso a alimentos, agua potable o servicios médicos. ACNUR ha podido proporcionar artículos de emergencia a cerca de 18.000 recién llegados, a pesar de que la lluvia intensa, la falta de caminos y la dispersión de los refugiados a lo largo de cientos de kilómetros dificultan el acceso a la ayuda humanitaria.

Otros 236.732 refugiados centroafricanos se hallan acogidos en Camerún. Entre ellos hay más de 7.000 personas huidas de la violencia en el oeste de la República Centroafricana desde el pasado julio. Se han instalado con comunidades locales, que acogen ya a miles de refugiados centroafricanos y comparten sus escasos recursos en cuestión de agua, alimentación, salud y servicios sociales básicos.

En Chad, el número de refugiados procedentes de la República Centroafricana se elevaba a 74.450 a finales de agosto. La mayoría de las llegadas durante los meses de verano correspondieron a mujeres y niños que escapaban de la violencia en el noroeste de la RCA. ACNUR distribuyó artículos de ayuda y para construir refugios entre los recién llegados y los trasladó a pueblos, donde viven junto a la población local. Otros 31.499 refugiados de la República Centroafricana están acogidos en la República del Congo.


Comparte esta página con: