Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR abre doceavo campamento en Mosul mientras miles siguen huyendo

ACNUR abre doceavo campamento en Mosul mientras miles siguen huyendo Imprimir

Buscando un poco de sombre en el nuevo campamento de Hasansham U2, recién abierto por ACNUR. (© ACNUR/UNHCR/Caroline Gluck)
Buscando un poco de sombre en el nuevo campamento de Hasansham U2, recién abierto por ACNUR. (© ACNUR/UNHCR/Caroline Gluck)
GINEBRA, Suiza, 12 de mayo (ACNUR/UNHCR).- ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha abierto esta semana un nuevo campamento, Hasansham U2, en el norte de Irak para albergar al creciente número de familias iraquíes que huyen de los combates en el oeste de Mosul.

Los primeros autobuses con familias iraquíes recientemente desplazadas comenzaron a llegar al campamento el martes. Esta mañana, el nuevo campamento acogía ya a cerca de 500 niños, mujeres y hombres -96 familias en total-. El campamento se encuentra a unos 60 kilómetros al oeste de Mosul, en la carretera que lleva a Erbil.

Hasansham U2 es el 12º campamento construido por ACNUR y sus socios en respuesta a la emergencia de Mosul. Han pasado menos de cuatro semanas desde que ACNUR abrió el campamento de Hammam al- Alil 2, con capacidad para 30.000 personas. Ese campamento ya está prácticamente completo.

Cada familia desplazada que llega a Hasansham U2 recibe una tienda de campaña y otros artículos de primera necesidad, entre los que se incluyen mantas, esteras, un hornillo, bidones, lonas plásticas y un juego de utensilios de cogida. A día de hoy, más de 1.000 tiendas están listas, las suficientes para dar cobijo a unas 6.000 personas. Hasansham U2 tiene capacidad para acomodar a más de 9.000 personas en total.

El riesgo al que se enfrentan las personas que huyen de Mosul es ahora muy elevado y las personas que se desplazan se encuentran en grave peligro. Los desplazados hablan de condiciones desesperadas que no hacen más que empeorar. Las familias que llegan procedentes del oeste de Mosul hablan de fuertes bombardeos y violentos combates. También han informado al ACNUR de la falta de servicios básicos en la ciudad, donde no queda comida, agua ni combustible. Algunas familias han contado que han estado sobreviviendo con una única comida al día, normalmente solo pan, o harina y agua, en ocasiones acompañado de salsa de tomate.

ACNUR reitera su llamamiento a todas las partes en conflicto para que garanticen que los civiles puedan salir de las zonas de conflicto activo y se les facilite el acceso a zonas seguras, incluidas las personas que actualmente se encuentran atrapadas en Mosul. Asimismo, los civiles no deben ser forzados a regresar a áreas inseguras.

Seis meses después del inicio de la ofensiva sobre Mosul, ACNUR continúa preocupado por el continuado desplazamiento masivo de población. A pesar de los enormes riesgos, el número de personas que huye del oeste de Mosul no muestra signos de ralentizarse.

La Agencia de la ONU para los Refugiados prevé que se registren mayores movimientos de población desde el oeste de la ciudad, motivo por el cual, en colaboración con sus socios, ACNUR continúa preparando nuevos campamentos para recibir a quienes huyen de Mosul y necesitan ayuda desesperadamente. La primera fase de un nuevo campamento, Salamiya 2, con capacidad para 30.000 personas, está en construcción. Una vez terminado, el campamento permitirá acoger a más de 60.000 personas.

Los esfuerzos humanitarios actuales de ACNUR para ofrecer cobijo y asistencia a las familias iraquíes desplazadas y a los refugiados que han huido a Irak se están viendo gravemente comprometidos por el apoyo financiero cada vez más reducido. Los programas de ACNUR para la asistencia a refugiados y desplazados internos en Irak están actualmente financiados solo al 18% (apenas se han recibido 105,1 millones de dólares de los 578 millones necesarios). Esta situación amenaza la capacidad de la Agencia para responder de forma efectiva a las necesidades humanitarias inmediatas en Irak durante este año, las cuales van en aumento.

De acuerdo con las autoridades iraquíes, más de 630.000 personas se han desplazado desde Mosul y sus alrededores desde octubre de 2016, cuando comenzó la operación militar. Esta cifra incluye a más de 434.000 desplazados del oeste de Mosul desde mediados de febrero. Por otra parte, unas 141.000 personas han retornado a sus lugares de origen.


Comparte esta página con: