Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Los programas de ayuda económica directa a desplazados alcanzan récord: 430 millones de dólares

Los programas de ayuda económica directa a desplazados alcanzan récord: 430 millones de dólares Imprimir


El refugiado sirio Suhail Qamber usa una tarjeta provista por ACNUR para sacar dinero en un cajero en Saida (El Líbano), en 2014. © ACNUR/UNHCR/Andrew McConnell
El refugiado sirio Suhail Qamber usa una tarjeta provista por ACNUR para sacar dinero en un cajero en Saida (El Líbano), en 2014. © ACNUR/UNHCR/Andrew McConnell
2016 ha sido un año récord para el programa de ACNUR de ayuda económica directa a refugiados y otras personas desplazadas, con 430 millones de dólares que se estima se entregarán directamente a las personas necesitadas a finales de año. Esto es señal de un importante cambio en la forma en la que se gestionan cada vez más las situaciones de refugiados en el mundo.

GINEBRA, Suiza, 16 de diciembre de 2016 (ACNUR/UNHCR).- Tradicionalmente la mayoría de la ayuda se distribuía en especie. Sin embargo, dado que en torno al 80% de las personas desplazadas del mundo residen en ciudades, a menudo sin acceso a un puesto de trabajo legal, la ayuda económica en efectivo se ha convertido en una medida de importancia crítica para cubrir necesidades en todos los sectores, desde sanidad a alimentación, refugio y asistencia básica. ACNUR está trabajando con otras agencias y el sector privado para agilizar la distribución de ayuda y alcanzar beneficios tangibles para los refugiados y para los donantes.

De cara al refugiado, la ayuda en efectivo le ofrece la oportunidad de elegir mejor cómo gestionar sus necesidades más inmediatas. Libre de tener que hacer colas o viajar para recibir una ayuda de corte genérico, mediante esta opción puede comprar su propia comida, combustible, ropa o medicinas, y pagar el alquiler según sus prioridades personales. De esta manera, los refugiados contribuyen directamente a las economías locales y cultivan relaciones positivas con las comunidades de acogida.

Testado en Oriente Medio

ACNUR ha testado esta nueva clase de ayuda especialmente en sus operaciones en Oriente Medio. Los programas de asistencia económica en efectivo se han extendido, en respuesta a la crisis de refugiados iraquíes de 2007, y han ampliado hasta alcanzar nuevos niveles en respuesta a la reciente crisis siria. En 2016 alrededor de 1,8 millones de personas en la región han recibido en torno a 355 millones de dólares en ayudas económicas.

En Jordania, donde se lleva repartiendo ayuda en efectivo a los refugiados sirios altamente vulnerables en áreas urbanas desde 2012, los estudios muestran que es la forma de asistencia mejor considerada. Las familias en situación vulnerable están normalmente encabezadas por mujeres, quienes pueden tener que enfrentarse obstáculos culturales, legales y de conciliación familiar a la hora de encontrar un trabajo. La ayuda en efectivo está ayudando a prevenir que miles de refugiados se enfrenten a graves dificultades y que tengan que recurrir a estrategias de supervivencia desesperadas, como sacar a los niños de la escuela, el trabajo infantil, la mendicidad, la explotación sexual, el matrimonio infantil o el retorno a zonas de conflicto.

El programa jordano, recientemente extendido, promueve la ayuda económica en efectivo principalmente a través del uso de tecnología de reconocimiento de iris en los cajeros automáticos asociados a este sistema pionero de ACNUR de registro biométrico. Actualmente incluye ayuda extra para que los refugiados accedan a asistencia sanitaria, compren combustible y ropa de abrigo para el invierno (incluidos aquellos que viven en campamentos), así como una ayuda de emergencia extraordinaria.

Mejoras recientes

Para 2020, ACNUR se ha comprometido a doblar la provisión de fondos destinados a este sistema de ayuda. © ACNUR/UNHCR/Sebastian Rich
Para 2020, ACNUR se ha comprometido a doblar la provisión de fondos destinados a este sistema de ayuda. © ACNUR/UNHCR/Sebastian Rich
ACNUR ha expandido el uso de ayuda en efectivo en la región en 2016. En Turquía, por ejemplo, ACNUR amplió el mes pasado su nuevo sistema de distribución de asistencia económica en efectivo, para ayudar a más de medio millón de refugiados y solicitantes de asilo en zonas urbanas, con el fin de que puedan protegerse del frío durante el invierno. Se han repartido tarjetas de débito a 108.000 familias refugiadas, incluidos 96.000 hogares sirios, a través del servicio postal y telegráfico turco (PTT), proveedor de servicios de asistencia financiera de ACNUR. Las familias que cumplen los requisitos de acceso a este programa pueden recibir tarjetas, ligadas a sus números de identificación, en cualquier oficina del PTT en todo el país y utilizarlas en cualquier tienda que esté adherida a la red de MasterCard.

El programa para invierno, que cuenta con un presupuesto de 27 millones de dólares, se encuentra operativo de noviembre a enero en 50 de las 81 provincias de Turquía. Este programa incluye en Turquía un sistema personalizado de SMS, una página web interactiva que provee verificaciones a tiempo real de la elegibilidad de los solicitantes, un centro de atención telefónica y folletos en varios idiomas.

Nuevas eficiencias

Nuestras nuevas alianzas para ofrecer ayuda en efectivo están reportando dividendos en términos de eficacia y mejorando los servicios para refugiados.

En el Líbano, ACNUR es parte de una nueva colaboración forjada entre 3 agencias de Naciones Unidas y 6 ONGs para proporcionar ayuda a los refugiados a través de una tarjeta común, que es la primera de este tipo. Lanzada a principios de este mes en Beirut, la tarjeta común simplifica la distribución de ayuda por parte de varias agencias a refugiados vulnerables. En lugar de tener que dirigirse a varios puntos de distribución, ahora los refugiados pueden recibir la ayuda a través de una única tarjeta con la que pueden comprar comida, combustibles o ropa, pagar el alquiler y poner efectivo en circulación en la economía local. El sistema tiene una evaluación conjunta, un acuerdo bancario, una distribución, un centro de atención telefónica y otros elementos comunes.

La ganancia en eficiencia de este nuevo enfoque compartido entre ACNUR, UNICEF y PMA y el consorcio de 6 ONG ha significado a una reducción de gastos sin precedentes. Por ejemplo, en el Líbano, gracias a los sistemas comunes que se han establecido, los gastos en algunas áreas han sido reducidos a la mitad o incluso a cero.

Los programas de ayuda económica de las distintas agencias en el Líbano atienden a más de 900.000 beneficiarios. ACNUR apoya actualmente a 150.000 personas vulnerables (30.000 familias) a través de ayuda económica mensual, durante todo el año. En noviembre se comenzó a asistir a 840.000 refugiados en estado de necesidad con una ayuda complementaria para hacer frente al invierno, que hasta marzo del año que viene les ayudará a protegerse del frío y de las lluvias.

Más allá de Oriente Medio

Cerca de 23.000 familias sirias que viven en zonas úrbanas de Jordania se benefician del programa de asistencia económica en efectivo. © ACNUR/UNHCR
Cerca de 23.000 familias sirias que viven en zonas úrbanas de Jordania se benefician del programa de asistencia económica en efectivo. © ACNUR/UNHCR
Aunque dos terceras partes de la ayuda económica en efectivo de ACNUR en 2016 se han empleado en la región de Oriente Medio, los programas también se están expandiendo en África, Asia y Europa, de acuerdo con los compromisos adquiridos en la Cumbre Mundial Humanitaria celebrada en mayo.

La asistencia económica en efectivo ha sido una parte de nuestra ayuda a los refugiados desde los años 80, pero ha incrementado masivamente su presencia en los últimos años En 2016 se llevaron a cabo programas de ayuda económica en efectivo en 60 países de todo el mundo, duplicando la cifra de operaciones de los últimos 4 años.

La nueva política respecto a la ayuda económica en efectivo lanzada en octubre muestra el compromiso de ACNUR de duplicar la proporción de efectivo con respecto al total de la ayuda directa ofrecido a los refugiados antes de finales de 2020. Para alcanzar este objetivo, la Agencia de la ONU para los Refugiados está trabajando en conformar un equipo de expertos programas de asistencia económica en efectivo. Este año se ha formado a personal para evaluar la viabilidad de los programas basados en la ayuda en efectivo, integrando sus conclusiones en los programas y en la planificación de contingencias en todo el mundo.

Los mayores programas de ayuda económica en efectivo de ACNUR en 2016 se llevaron a cabo en Jordania, Líbano, Irak, Siria, Afganistán, Egipto, Kenia, Turquía y Yemen.

Para 2017 al menos 11 países (Níger, República Democrática del Congo, Kenia, República del Congo, Ruanda, Somalia, Sudán, Etiopía, Uganda, Afganistán e Irán), recibirán apoyo técnico especializado para ampliar los programas de ayuda económica en efectivo para los refugiados más vulnerables.

ACNUR está agradecido a los donantes que han apoyado la ayuda económica en efectivo, ya sea directa o indirectamente, incluyendo a Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, la Unión Europea, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea, Holanda, Noruega, Reino Unido y Estados Unidos.


Comparte esta página con: