Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa 300.000 llegadas por el Mediterráneo a Grecia e Italia en lo que va de año

300.000 llegadas por el Mediterráneo a Grecia e Italia en lo que va de año Imprimir

©ACNUR/UNHCR/Achilleas Zavallis.- Llegada de refugiados y migrantes a Grecia.
©ACNUR/UNHCR/Achilleas Zavallis.- Llegada de refugiados y migrantes a Grecia.

El número de refugiados e inmigrantes que han llegado a las costas europeas este año ha superado hoy los 300.000, según datos de ACNUR.

GINEBRA, Suiza, 20 de septiembre de 2016 (ACNUR/UNHCR) - Esta cifra es considerablemente inferior a las 520.000 llegadas por mar registradas durante los primeros nueve meses de 2015, pero superior a las 216.054 llegadas durante todo el año 2014.

Si se analizan con detenimiento los dos principales países de llegada, Grecia e Italia, se observan importantes diferencias. Las llegadas a Italia este año siguen el mismo patrón que el año pasado, con 130.411 refugiados e inmigrantes en 2016, en comparación con 132.071 durante los primeros nueve meses del año pasado.

En ambos años, las llegadas aumentaron durante mayo y alcanzaron su punto máximo en julio. Sin embargo, cada vez son más las personas que deciden quedarse en Italia . A día de hoy, las solicitudes de asilo se han duplicado en Italia, en comparación con el mismo período de 2015. Más de 158.000 personas se alojan actualmente en centros de acogida en Italia.

En cambio, Grecia fue escenario de un aumento masivo en el número de llegadas por mar el año pasado, con 385.069 registradas a finales de septiembre. La oleada empezó en agosto, con 107.843 llegadas y alcanzó su punto máximo en octubre, con 211.663. Este año se ha producido un fuerte descenso, pasando de 67.415 llegadas durante el mes de enero a poco más de 2.000 en lo que va de mes. En total, el número de llegadas en 2016 se sitúa en 165.750, lo que refleja una caída del 57% respecto al mismo periodo de 2015 (385.069).

Las principales nacionalidades que llegan a Grecia (Siria 48%, Afganistán 25%, Irak 15%, Pakistán 4% e Irán 3%) también son diferentes de las que llegan a Italia (Nigeria 20%, Eritrea 12%, Gambia/Guinea/Sudán/Costa de Marfil 7% cada uno). En el Mediterráneo en su conjunto, cinco nacionalidades representan el 68% de todas las llegadas (Siria 30%, Afganistán 16%, Irak 10%, Nigeria 7% y Eritrea 5%).

A pesar de que el número de personas que han cruzado este año el Mediterráneo (300.000) es un 42% menor que el registrado durante el mismo período en 2015 (520.000), el número de personas muertas o desaparecidas (3.211) es apenas un 15% menor que el total de víctimas en todo el año 2015 (3.211 frente a 3.771). A este ritmo, 2016 será el año más mortífero que se haya registrado jamás en el mar Mediterráneo.

Esta situación pone en relieve la necesidad urgente de que los Estados aumenten las vías de admisión de refugiados, a través de programas de reasentamiento, patrocinio privado, reunificación familiar y becas para estudiantes, entre otras alternativas, a fin de que los refugiados no tengan que embarcarse en peligrosos viajes y recurrir a traficantes de personas.

Al mismo tiempo, es necesario que se implemente en su totalidad el plan acordado hace un año por la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros para reubicar a 160.000 solicitantes de asilo -principalmente desde Grecia e Italia- en otros países europeos. Hasta ahora, menos de 5.000 solicitantes de asilo han sido reubicados desde Grecia (3.791) e Italia (1.156), lo que constituye sólo el 3% del objetivo inicial.

ACNUR viene instando a los Estados miembros a que aumenten sus compromisos en materia de reubicación, incluyendo plazas para menores no acompañados y separados, a que aceleren el registro y traslado de candidatos, y que amplíen las nacionalidades susceptibles de participar en el programa de reubicación a otras que también huyen de la persecución y de la guerra.

La reubicación efectiva es un elemento clave para que aumente la solidaridad y haya un mejor reparto de responsabilidades en Europa. Asimismo contribuirá a una mejor gestión de los flujos de personas, ayudando también a abordar los movimientos secundarios irregulares y la utilización de redes de tráfico de personas. Este aspecto es tanto más importante dada la situación humanitaria en Grecia y el creciente número de personas que se quedan en Italia y solicitan asilo.


Comparte esta página con: