Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Se requiere acción urgente ante el rápido aumento de solicitudes de asilo de centroamericanos

Se requiere acción urgente ante el rápido aumento de solicitudes de asilo de centroamericanos Imprimir

GINEBRA, Suiza, 5 de abril de 2016 (ACNUR/UNHCR) - El número de personas que huyen de la violencia en Centroamérica ha aumentado hasta niveles inéditos desde que la región fuese azotada por los conflictos armados en la década de los 80. Se requiere urgentemente una acción que asegure que los menores no acompañados y otras personas vulnerables reciban la protección a la que tienen derecho.

Solamente el año pasado, 3.423 personas, la mayoría de El Salvador y Honduras, solicitaron asilo en México. Esta cifra supone un aumento del 164% con respecto a 2013 y del 65% con respecto a 2014. En el caso de las solicitudes de asilo presentadas por salvadoreños, éstas se han cuadriplicado en los últimos tres años. México actualmente acoge a 3.448 refugiados, la mayoría procedentes de Centroamérica.

El número de solicitudes de asilo presentadas en otros países de la región por personas que huyen de la violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala -el llamado “Triángulo Norte de Centroamérica”- también creció significativamente. Costa Rica, por ejemplo, registró 2.203 solicitudes de asilo en 2015 -un incremento del 176% con respecto a 2013 y del 16% con respecto a 2014. En su mayoría se trataba de personas llegadas desde El Salvador. Costa Rica acoge actualmente a 3.616 refugiados.

En Belice, país cuya población no llega a 400.000 personas, se registraron 633 solicitudes de asilo en 2015, diez veces más que en 2014. Otros países de la región, en particular Nicaragua y Panamá, también están registrando fuertes aumentos de las solicitudes de asilo por parte de personas que huyen de los países del Triángulo Norte.

Confirmando la tendencia de los años anteriores, los datos preliminares de 2015 muestran que Estados Unidos continúa siendo el principal país de asilo de personas del Triángulo Norte, con un aumento del 250 por cien con respecto a 2013 y casi el doble de solicitudes que en 2014.

ACNUR considera que la situación actual en Centroamérica representa una crisis de protección. Estamos especialmente preocupados por el creciente número de menores no acompañados y mujeres que en su huida se enfrentan al reclutamiento forzado por pandillas criminales, a la violencia sexual y de género y al riesgo de ser asesinados.

La violencia y la persecución a gran escala a manos de actores criminales armados ya se han convertido, junto con la pobreza y la falta de empleo, en las causas principales de los movimientos migratorios desde el Triángulo Norte de Centroamérica. Esta realidad se puede observar, por ejemplo, en El Salvador, cuya tasa de homicidios es la mayor del mundo.

La crisis en Centroamérica requiere con urgencia que se intensifique la respuesta de protección y que se adopte un enfoque regional hacia la responsabilidad compartida. ACNUR está trabajando en estrecha colaboración con los gobiernos de los países de la región y los socios de la sociedad civil para mejorar la capacidad de identificación de las personas forzadas a huir de la violencia y la persecución desde los países del Triángulo Norte. En el caso de los niños y niñas, quienes necesitan asistencia a la hora de tomar decisiones respecto a su solicitud de asilo, esto significa que deben existir procedimientos para determinar el interés superior del menor y garantizar que no sean devueltos a lugares donde corran riesgo de persecución. Los esfuerzos del gobierno requieren recursos humanos y financieros adicionales, además de un rápido establecimiento de la infraestructura más adecuada, de forma que los niños y niñas solicitantes de asilo y refugiados sean protegidos de forma efectiva.

ACNUR también está trabajando para aumentar la capacidad de recepción, incluyendo la mejora de la asistencia a los solicitantes de asilo y la creación de espacios adicionales en los centros de acogida para migrantes de las organizaciones de la sociedad civil, para que también puedan acoger a solicitantes de asilo. Asimismo, ACNUR insta a los gobiernos a que faciliten vías legales para la admisión de los refugiados, de forma que no tengan que recurrir a traficantes y redes de tráfico de personas, exponiéndose así a explotación y abusos.


Comparte esta página con: