Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Agencias de la ONU piden a los donantes que sigan apoyando a los refugiados malienses en Mauritania

Agencias de la ONU piden a los donantes que sigan apoyando a los refugiados malienses en Mauritania Imprimir

©PMA / WFP/ AGRON DRAGAJ.Una niña refugiada de Malí entre las bolsas de ayuda alimentaria suministrada por el PMA durante una distribución general en una de las cinco distribuciones.
©PMA / WFP/ AGRON DRAGAJ.Una niña refugiada de Malí entre las bolsas de ayuda alimentaria suministrada por el PMA durante una distribución general en una de las cinco distribuciones.
NUAKCHOT, Mauritania, 12 de febrero de 2016 (ACNUR/UNHCR) – La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) instan a los donantes a proporcionar apoyo inmediato para garantizar que los 50.000 refugiados malienses en el campo de Mberra de Mauritania continúen recibiendo asistencia vital.

Las tres agencias advierten de que la financiación actual sólo permitirá cubrir las necesidades hasta abril.

Desde 2012, las tres organizaciones han estado trabajando estrechamente con el gobierno de Mauritania y organizaciones no gubernamentales para ayudar a los refugiados malienses que han huido del conflicto en el norte de Mali y que siguen dependiendo de la ayuda externa.

ACNUR asegura la protección de los refugiados, así como su acceso a la educación primaria, salud, vivienda, agua, saneamiento e higiene; y la gestión de los campamentos y la distribución de alimentos y artículos de primera necesidad. Además, ACNUR promueve la autosuficiencia de los refugiados a través de cursos de alfabetización para adultos, formación, actividades de generación de sustento y de ingresos con el fin de reducir la dependencia de la ayuda externa, así como la prestación de asistencia específicapara los más vulnerables.

El PMA proporciona asistencia a unos 50.000 refugiados malienses en el campo de Mbera. Esto incluye la distribución mensual de alimentos a todos los refugiados; suplementos nutricionales enriquecidos para los niños menores de cinco y las mujeres embarazadas y las madres lactantes para tratar y prevenir la malnutrición aguda moderada; y una comida caliente todos los días a los niños en las escuelas. "Los refugiados que viven en el campamento han perdido casi todo y, para muchos de ellos, la asistencia alimentaria y nutricional del PMA es lo que les mantiene vivos", dijo Janne Suvanto, director del PMA en Mauritania.

"Ya fuimos testigos del impacto negativo que una interrupción en nuestra asistencia en el año 2015 tuvo sobre la salud de las familias de refugiados, con un aumento del número de niños y mujeres que cayeron en la desnutrición. Sabemos que el más mínimo cambio en nuestra asistencia alimentaria podría tener consecuencias dramáticas. Más de 50.000 refugiados han confiado en nosotros y el PMA requiere 5,3 millones de dólares para cubrir las necesidades inmediatas y garantizar que estas personas continúen recibiendo la ayuda que necesitan", concluyó Suvanto.

En el campo de Mbera, UNICEF continúa reforzando el acceso a los servicios sociales básicos de buena calidad en términos de nutrición, salud y educación. Los niños se benefician de las clases de educación formal y no formal. La financiación también permite, entre otras actividades, la rehabilitación de espacios adaptados para los niños, la identificación de los menores con necesidades de protección y el tratamiento de niños con desnutrición severa.

©PMA / WFP/ Agron Dragaj. Refugiados malienses reciben arroz durante la distribución mensual de alimentos del PMA en el campo de Mbera. Con la volátil situación de seguridad que persiste en el norte de Malí, ACNUR no prevé ningún retorno a gran escala en los próximos meses.
©PMA / WFP/ Agron Dragaj. Refugiados malienses reciben arroz durante la distribución mensual de alimentos del PMA en el campo de Mbera. Con la volátil situación de seguridad que persiste en el norte de Malí, ACNUR no prevé ningún retorno a gran escala en los próximos meses.
"El campamento alberga a 36.300 niños y niñas. Nuestras intervenciones son posibles gracias a las contribuciones de los donantes y a los esfuerzos conjuntos con nuestros socios", explica el representante de UNICEF en Mauritania, Souleymane Diabaté. "Sin esta financiación urgente, que se estima en 3 millones de dólares, de un total de 15 millones de dólares requeridos por UNICEF para la asistencia humanitaria en general en Mauritania, los niños y sus familias perderían apoyo vital".

"La situación humanitaria en general en el campo de Mbera ha mejorado de forma constante desde 2012, sobre todo en términos de acceso a agua potable, salud y en la calidad de servicios comunitarios para todos los refugiados. Tales logros son el resultado de los esfuerzos conjuntos y se deben mantener", explicó el

Mohamed Alwash, representante de ACNUR en Mauritania. "La financiación en esta fase de la operación es crucial para sostener los progresos", añadió. "La situación en el norte de Malí sigue siendo inestable y no se están registrando los retornos voluntarios a escala masiva previstos para el año 2016. Al mismo tiempo las vidas de más de 50.000 personas dependen de la financiación de esta operación", concluyó Alwash.


Comparte esta página con: