Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Malala advierte de que la escasez de fondos amenaza la educación de los refugiados sirios

Malala advierte de que la escasez de fondos amenaza la educación de los refugiados sirios Imprimir

© ACNUR -La Premio Nobel de la Paz Malala visita el campamento de refugiados de Azraq, en Jordania, y habla con la compañera defensora del acceso de los niños a la educación, Muzon
© ACNUR -La Premio Nobel de la Paz Malala visita el campamento de refugiados de Azraq, en Jordania, y habla con la compañera defensora del acceso de los niños a la educación, Muzon
CAMPAMENTO DE REFUGIADOS DE AZRAQ, Jordania, 13 de julio de 2015 (ACNUR/UNHCR) - “La comunidad internacional debe incrementar urgentemente los fondos para la educación de los refugiados sirios para evitar una generación perdida como consecuencia de la guerra civil en el país”, afirmó la activista para la educación Malala Yousafzai el pasado lunes 13 de julio.

La ganadora del Premio Nobel de la Paz hizo estas declaraciones durante su segundo día de visita a  los niños refugiados sirios en el Líbano y Jordania, que coincidió con su 18 cumpleaños.

La educación es un derecho humano básico para todos los niños. El hecho de ser un refugiado no debería utilizarse como excusa para decir que no podemos pagar la educación de estos niños”, dijo Malala en una rueda de prensa en el campamento de Azraq, donde viven en la actualidad más de 20.000 refugiados sirios.

“Hay países ricos en este mundo que pueden permitirse gastar dinero en armas, que pueden darse el lujo de gastar dinero en la guerra en Siria, pero con respecto a la educación la mayoría de ellos han sido bastante avaros”, criticó.

Las agencias de la ONU y sus ONG socias han solicitado 4,53 billones de dólares en 2015 para proporcionar asistencia humanitaria y desarrollo a más de cuatro millones de refugiados sirios y a los países y comunidades vecinas que los acogen. Menos de una cuarta parte de ese total se había recibido a finales de mayo, amenazando la prestación de ayuda y servicios vitales.

De los 455 millones de dólares solicitados para educación este año, se han recibido sólo 129 millones. Esta falta de financiación crónica hará que sea imposible proporcionar una educación a los 752.000 niños refugiados sirios en la región, que actualmente no están escolarizados.

El representante de ACNUR en Jordania, Andrew Harper, dijo que la escasez de fondos ya ha tenido un efecto negativo en la escolarización de los refugiados sirios en el país.

“Lo que estamos viendo en este momento, debido a que hemos tenido que recortar la asistencia por la falta de apoyos, es que alrededor del 20 por ciento de los niños que iban previamente a la escuela ahora no van”, dijo.

“Desafortunadamente creemos que ahora están trabajando, o en algunos casos las niñas están siendo forzadas, debido a las circunstancias, a matrimonios precoces. Esto es algo que no deberíamos permitir que ocurriera”, añadió.

Durante su visita a Azraq, Malala anunció una donación de 250.000 dólares de su organización sin ánimo de lucro “Fondo Malala” para proporcionar tutorías y apoyo académico a las adolescentes del campamento. La financiación se proporcionará de forma conjunta a ACNUR y UNICEF y, junto con otras iniciativas, ayudará a las jóvenes refugiadas a prepararse para sus exámenes de acceso a la universidad.

Malala también visitó el alojamiento de la refugiada siria de 16 años Muzon, firme defensora de la educación dentro del campamento, sobre todo entre las jóvenes.

A Muzon, que fue a Oslo en diciembre del año pasado para ver a Malala recibir su Premio Nobel de la Paz, se le preguntó qué mensaje le enviaría a la comunidad internacional en favor de los niños del campamento.

“Me gustaría que supieran que a pesar de que hemos sufrido mucho, los niños aquí en los campamentos siguen luchando por una educación”, dijo. “Ellos quieren aprender, quieren ser mejores personas, y quieren que su futuro sea mejor que su pasado”.

Por Charlie Dunmore en el campamento de refugiados de Azraq, Jordania.



Comparte esta página con: