Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Notas de Prensa La falta de fondos amenaza la ayuda vital a los refugiados sirios

La falta de fondos amenaza la ayuda vital a los refugiados sirios Imprimir

© ACNUR/I.Prickett. Una familia siria originaria de Raqqa ha encontrado seguridad en el campo de refugiados de Suruc, en el sur de Turquía.
© ACNUR/I.Prickett. Una familia siria originaria de Raqqa ha encontrado seguridad en el campo de refugiados de Suruc, en el sur de Turquía.
AMÁN, Jordania, 25 junio de 2015 (ACNUR/UNHCR) – La falta de fondos está dificultando los esfuerzos de las operaciones de acción humanitaria y de ayuda al desarrollo para cubrir las necesidades de los 3,9 millones de refugiados que han huido del conflicto en Siria, así como de los más de 20 millones de personas de las comunidades locales de acogida en países vecinos a Siria.

Según un informe publicado hoy jueves en Amán por más de 200 socios de ACNUR que trabajan conjuntamente en el Plan de ayuda Regional para los Refugiados y la Resiliencia (3RP) en respuesta a la crisis siria, los programas puestos en marcha por la ONU y las ONG en el marco del Plan se encuentran en peligro debido a la falta de fondos. Las organizaciones han hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe con mayor rapidez en el cumplimiento de sus compromisos con respecto al 3RP.

Esta crisis masiva requiere mucha más solidaridad y un mayor reparto de responsabilidades del que hemos visto hasta ahora por parte de la comunidad internacional”, declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres. “Pero en lugar de eso, nuestros fondos se encuentran a niveles tan peligrosamente bajos, que nos arriesgamos a no poder cubrir ni siquiera las necesidades de supervivencia más básicas de millones de personas en los próximos seis meses”.

Como resultado del déficit de fondos, 1,6 millones de refugiados ya han visto reducida su ayuda alimentaria durante este año; 750.000 niños no pueden asistir a la escuela y los servicios médicos vitales están alcanzado precios privativos para muchos, entre ellos, 70.000 mujeres embarazadas que corren el riesgo de tener que dar a luz en condiciones poco seguras.

Alrededor del 86 por ciento de los refugiados urbanos en Jordania viven por debajo del umbral de la pobreza de 3,2 dólares al día, mientras que el 45 por ciento de los refugiados en el Líbano se alojan en viviendas precarias. Casi la mitad de las personas afectadas por la crisis son niños y muchos de ellos, junto con sus familias, tienen problemas para afrontar la angustia y sufrimiento provocados por la violencia y la conmoción que han vivido.

Los socios del Plan 3RP advierten de que si no se reciben más fondos en breve, hasta 130.000 familias vulnerables no podrán obtener la asistencia económica que les ayuda a cubrir sus necesidades básicas y las personas vulnerables dejarán de recibir sus cupones mensuales para alimentos. Además, está en peligro el suministro de agua potable y los servicios de tratamiento de aguas residuales para millones de personas en toda la región. Hasta 1,7 millones podrían tener que hacer frente al próximo invierno sin combustible, sin techo, aislamiento, mantas o ropa de invierno. El año pasado, varias personas, entre ellas niños, perdieron la vida durante uno de los inviernos más duros que la región haya vivido en los últimos cuarenta años.

A mediados de 2015, con menos del 25% de los fondos necesarios recibidos y con el invierno a la vuelta de la esquina, los socios del 3RP necesitan urgentemente garantías en materia de financiación para planificar y dar respuesta a tiempo.

La crisis siria también ha tenido un gran impacto social y económico en los países de acogida, que siguen estando en primera línea frente a la crisis y atraviesan inestabilidad política, económica, social y de seguridad. La crisis de Siria, que ya va por su quinto año, está afectando además el desarrollo y la seguridad a nivel mundial.

Según la directora de PNUD, Helen Clark, “Las lecciones que hemos aprendido durante los últimos cuatro años sobre la respuesta a la crisis siria muestran sin lugar a dudas la importancia de los enfoques integrados en desarrollo y ayuda humanitaria, basados en generar resiliencia. Un Plan 3RP bien financiado favorecerá la estabilización ya que puede ayudar a las personas a encontrar empleo, a tener acceso a las oportunidades para crear microempresas y a mejorar la seguridad alimentaria para las familias”.

El informe asimismo señala que, como las presiones sobre los países de acogida siguen creciendo, es cada vez más difícil para los sirios encontrar seguridad, e incluso acceder al asilo. Estas dificultades han provocado un aumento del número de sirios que buscan seguridad y refugio más allá de la región, entre ellos quienes se embarcan en peligrosas travesías por el Mediterráneo en un intento de alcanzar Europa en el que muchos sirios han perdido la vida.

El informe hace un llamamiento a la comunidad internacional para que comparta las responsabilidades con los países de acogida a través de contribuciones económicas a tiempo y ofreciendo soluciones, como las oportunidades de reasentamiento adicionales y otras formas de admisión humanitaria para los refugiados sirios. Los socios del Plan 3RP advierten de que si se sigue ignorando esta petición de acción, se estará abandonando a una generación de sirios y los países vecinos seguirán teniendo graves dificultades para prestar unos servicios públicos que no pueden ni deben proporcionar ellos solos.

De los 4.530 millones de dólares necesarios para los programas de las agencias de la ONU y las ONG dentro del plan regional, sólo se han recibido, a finales de mayo, 1.600 millones, es decir, el 23 por ciento. Por lo tanto, hay un déficit de 3.470 millones de dólares.

Información sobre el Plan 3RP

El Plan de ayuda Regional para los Refugiados y la Resiliencia (3RP) de Respuesta a la Crisis Siria es un llamamiento internacional que tiene como objetivo atender las necesidades de protección de los refugiados, las necesidades humanitarias de los más vulnerables y hacer frente al impacto socio económico a largo plazo que la crisis siria tendrá en los países vecinos: Turquía, el Líbano, Jordania, Iraq y Egipto.

El Plan 3RP es un llamamiento de fondos por valor de 5.500 millones de dólares, de los cuales mil millones se destinarán a las necesidades de los gobiernos de acogida y 4.500 a programas implementados por las agencias de Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales (ONGs). El llamamiento prevé que haya 4,27 millones de refugiados sirios en la región a finales de 2015 y su objetivo es asistir a más de 20 millones de personas que forman parte de las comunidades locales afectadas durante este año.

Para descargar el informe y encontrar más información sobre el Plan 3RP, visite la página web: www.3RPSyriaCrisis.org


Para colaborar con la emergencia en Siria puedes pinchar en:

https://goo.gl/v6H6LF

o llamar al teléfono de emergencias 902 218 218.





Comparte esta página con: