Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa ACNUR alarmado por las informaciones sobre devoluciones de barcos en el Sudeste de Asia

ACNUR alarmado por las informaciones sobre devoluciones de barcos en el Sudeste de Asia Imprimir

GINEBRA, Suiza, 13 de mayo de 2015 (ACNUR/UNHCR) - La Agencia de la ONU para los Refugiados está extremadamente preocupada por las informaciones que señalan que Indonesia y Malasia pueden haber devuelto al mar barcos que llevan a población vulnerable desde Myanmar y Bangladesh.


El lunes, la marina indonesia declaró haber escoltado a una embarcación a alta mar. Aún queda precisar si este hecho representa un cambio en la política del gobierno indonesio. Ayer, la Agencia de la Policía Marítima de Malasia anunció que no permitiría que barcos extranjeros atraquen, a menos de que se encuentren en condiciones no aptas para la navegación o se estén hundiendo.

Los conflictos y la persecución obligan cada vez a más y más personas a buscar seguridad más allá de sus fronteras. Por este motivo, ACNUR ha subrayado la importancia de salvar vidas en alta mar.

La prioridad absoluta es salvar vidas. En lugar de competir para evitar responsabilidades, es clave que los Estados compartan la responsabilidad de desembarcar a estas personas inmediatamente”, dijo Volker Türk, Alto Comisionado Adjunto para la Protección de ACNUR.

Las travesías marítimas son un síntoma de la desesperación que empuja a las personas a arriesgar sus vidas cuando no tienen ninguna otra alternativa”, declaró Türk. Asimismo, reiteró el llamamiento mundial de ACNUR para que se ofrezcan alternativas legales que permitan acceder a la protección y la seguridad. “Nadie debería tener que poner su vida en manos de un traficante sin escrúpulos”.

En el Sudeste asiático, varios miles de personas estarían varadas en barcos de traficantes en el mar de Andamán y el estrecho de Malaca, muy probablemente abandonadas por la tripulación debido a los operativos gubernamentales de lucha contra los traficantes. ACNUR está urgiendo a los gobiernos para faciliten el desembarco y mantengan sus fronteras y puertos abiertos para evitar una crisis humanitaria en el mar.

ACNUR está pidiendo a países en el Sudeste de Asia que consideren esta situación como un problema regional con consecuencias humanas reales, al tiempo que intenta que los países en la región se comprometan con el creciente problema de los movimientos marítimos irregulares. La Agencia ha compartido información recopilada mediante entrevistas con cientos de rohingya que sobrevivieron a la travesía y ha propuesto sugerencias concretas para una respuesta coordinada.

Una vez que las necesidades humanitarias sean cubiertas, Agencias como ACNUR pueden apoyar a los Estados a entrevistar a los diferentes grupos y encontrar soluciones para sus necesidades específicas, ya que entre las personas rescatadas puede haber tanto refugiados, como inmigrantes económicos, víctimas de trata o menores no acompañados y separados.

La situación actual pone de relieve la necesidad urgente de que se ponga en marcha una cooperación regional para responder al reto de los movimientos marítimos irregulares. A través del Proceso de Bali sobre Trata y Tráfico de Personas y Crimen Transnacional Relacionado, ACNUR ha venido proponiendo respuestas regionales coordinadas para la búsqueda y rescate, el desembarco y la identificación de necesidades y soluciones.


Comparte esta página con: