Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa La campaña “El poder de la luz” de IKEA recauda 10,8 millones de euros para los refugiados

La campaña “El poder de la luz” de IKEA recauda 10,8 millones de euros para los refugiados Imprimir

© ACNUR/S. Baldwin. Umfadi, una refugiada siria, sostiene una lámpara solar junto a su sobrina Rama, de 13 años, en su refugio en el campamento de Azraq, en Jordania.
© ACNUR/S. Baldwin. Umfadi, una refugiada siria, sostiene una lámpara solar junto a su sobrina Rama, de 13 años, en su refugio en el campamento de Azraq, en Jordania.
GINEBRA, 10 de abril de 2015 (ACNUR/UNHCR) - Una campaña global que la Fundación IKEA ha llevado a cabo este año en las tiendas que la empresa tiene repartidas por todo el mundo ha conseguido 10,8 millones de euros que mejorarán la vida de los refugiados facilitándoles oportunidades en educación y distribuyendo aparatos que funcionan con energías renovables como, por ejemplo, lámparas solares. Dentro de esta cifra, casi 650.000 euros provienen de las 16 tiendas de IKEA en España, lo que supone un aumento de un 23% con respecto a la cifra obtenida el año pasado. 

La fundación IKEA, bajo el lema de la campaña “El poder de la luz”, ha donado entre el 1 de febrero y el 29 de marzo a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) 1€ por cada bombilla LED vendida en las tiendas IKEA. La cantidad de dinero obtenida ayudará a mejorar la vida de 380.000 refugiados en Bangladesh, Chad, Etiopía y Jordania.

Gracias a los trabajadores y a los clientes de IKEA, miles de niños y familias refugiadas tendrán acceso a energía e iluminación sostenibles”, dice Per Heggenes, director ejecutivo de la Fundación IKEA. “Ahora, algunas de las personas más vulnerables de nuestro planeta podrán llevar a cabo desde las actividades más sencillas, como compartir una comida en familia o hacer las tareas de la escuela, hasta importantes reuniones sociales”.

La campaña, que empezó en 2014, consiguió el año pasado 7,7 millones de euros, de los que se han beneficiado ya miles de refugiados.

En Jordania, unos 11.000 refugiados sirios que viven en el campo de Azraq puede ahora desplazarse por las instalaciones con tranquilidad, tras la instalación de 500 farolas solares y de tecnología LED. En los campos de refugiados cercanos a Dollo Ado, en Etiopía, se están entregando 40.000 lámparas solares -una por cada familia refugiada- y 240 farolas. En Chad, se ha inscrito a más de 13.000 niños refugiados en la escuela primaria.

El número de desplazados a nivel mundial ha superado, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial los 50 millones de personas. Entre ellos se encuentran los 13 millones de refugiados que reciben atención por parte de ACNUR”, dice el Alto Comisionado Adjunto de la ONU para los Refugiados, T. Alexander Aleinikoff. De ellos, aproximadamente la mitad son niños.

En este contexto, la implicación del público en todo el mundo a través de la Fundación IKEA, socio nuestro desde hace tiempo, es ahora más importante que nunca. Agradezco muchísimo los esfuerzos de los trabajadores de IKEA y el apoyo de los clientes que han participado en esta campaña global para que podamos hacer que las vidas de miles de refugiados sean mejores y más brillantes”, dice Aleinikoff.

La falta de luz en los campos de refugiados tras la puesta de sol puede tener efectos devastadores en la seguridad de las personas que viven en ellos. La campaña se centra en facilitar soluciones en energías renovables como farolas y lámparas que funcionan con energía solar y hornillos para cocinar que tengan un bajo consumo en combustible. Así se facilita que los campos puedan ser lugares más seguros y cómodos.

La Fundación IKEA se asoció con ACNUR en 2010 y desde entonces ayuda a facilitar protección, asistencia y educación tanto en campos de refugiados como en comunidades próximas a estos. Hasta la fecha, la Fundación ha destinado más de 125 millones de euros en ayudas a ACNUR.



Comparte esta página con: