Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Guterres: La comunidad internacional debe ayudar a los refugiados sirios

Guterres: La comunidad internacional debe ayudar a los refugiados sirios Imprimir

© ACNUR/ G.Gubaeva Miles de sirios cruzan la frontera de Peshkhabour hacia la Provincia de Dohuk, Irak.
© ACNUR/ G.Gubaeva Miles de sirios cruzan la frontera de Peshkhabour hacia la Provincia de Dohuk, Irak.
GINEBRA, 30 de septiembre de 2013 (ACNUR-UNHCR) - El lunes, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados solicitó a la comunidad internacional que hiciera un mayor esfuerzo para compartir responsabilidades con los países vecinos de Siria, ya que la enorme cantidad de refugiados sirios que huye de la guerra amenaza el entramado social y económico de dichos países.

Líbano, Jordania, Turquía e Irak han estado dando asilo a un sinfín de refugiados sirios, salvando vidas y brindando protección. Estos países han sido anfitriones generosos con sus vecinos, pero ya no dan abasto”, informó António Guterres, Alto Comisionado para los Refugiados, a los delegados que asistieron a un encuentro de alto nivel en la apertura de la reunión anual del Comité Ejecutivo del ACNUR, que tuvo lugar en Ginebra.

A fecha de la semana pasada, estos cuatro países y Egipto acogían a más de 2,1 millones de refugiados sirios registrados: más de 760.000 en Líbano, 525.000 en Jordania, 490.000 en Turquía, 190.000 en Irak y más de 125.000 en Egipto. A la cifra total anterior se le suman cientos de miles de personas no registradas o que ya estaban viviendo en esos países en calidad de inmigrantes económicos.

“En el ejercicio de mi mandato como Alto Comisionado para los Refugiados, es mi deber solicitar a los gobiernos de estos países, así como a los de todos los demás, que abran sus fronteras y continúen brindando protección a todos los sirios”, expresó Guterres. “Pero también es mi deber informarle a la comunidad internacional que esta tarea es extremadamente difícil para ser llevada a cabo únicamente por los países vecinos y solicitar la implementación de más medidas -y más enérgicas- de reparto de responsabilidades”.

El Alto Comisionado afirmó que los países anfitriones necesitan mucho más que sólo un aumento de la ayuda humanitaria. Es posible que necesiten una ayuda financiera considerable para asistir de modo urgente al desarrollo de sectores como la salud, la educación, el alojamiento, el agua y la energía.
“Algunos de los países afectados podrían necesitar un apoyo presupuestario directo. Muchas de las comunidades que acogen refugiados requieren una gran inversión para el desarrollo a largo plazo, ya que, con el tiempo, los desafíos que afrontan actualmente se multiplicarán”, manifestó.

Hasta el momento, los países sólo han podido financiar el 47% de casi los 3.000 millones de dólares que la ONU solicitó para asistir a los refugiados sirios en la región y el 54% de los 1.400 millones requeridos por la misma organización para la asistencia humanitaria de los desplazados en Siria.

El conflicto sirio no sólo pone en riesgo la seguridad y la paz mundial, sino que también ocasiona problemas estructurales fundamentales en los países de la región. Están experimentando grandes cambios demográficos debido a la afluencia de refugiados, que perturban el entramado social y económico”, explicó Guterres.

En la región, los mercados laborales, salarios y precios se han visto afectados, lo que provoca que los refugiados y muchas familias locales tengan dificultades para llegar a fin de mes. En el Líbano, un nuevo estudio realizado por el Banco Mundial reveló que el desempleo podría duplicarse a finales del próximo año, con otros 170.000 libaneses más que acabarían en la pobreza.

Guterres declaró que el Gobierno de Turquía ha utilizado su propio presupuesto para cubrir casi todo el coste de los 2.000 millones de dólares necesarios para la asistencia a los refugiados sirios. Jordania, vecino del sur de Siria, estima que el coste de acoger a los refugiados sirios llegará a los 1.700 millones de dólares antes de que acabe el año. Desde que estalló la guerra civil y los refugiados comenzaron a llegar hace casi 2 años, el gobierno jordano ha gastado cientos de millones de dólares en subsidios adicionales para el agua, los alimentos y la electricidad.

“Es extremadamente frustrante que se ignoren todos los llamamientos para lograr una solución política y que las distintas partes todavía no logren aunar esfuerzos para poner fin al sufrimiento de los sirios y a la desestabilización paulatina de los países vecinos”, dijo Guterres. “Mientras el conflicto continúe, la reunión de hoy sobre la solidaridad y cooperación con los países anfitriones cobra una importancia aún mayor”.

Además de la ayuda económica para los países más afectados por la crisis de refugiados sirios, Guterres señaló que otros países también deben repartirse la responsabilidad de acoger a los refugiados. Como ejemplo, destacó la reciente decisión que tomó Suecia de otorgar residencia permanente a refugiados sirios.

También comunicó que, actualmente, el gobierno alemán está transfiriendo a más de 5.000 refugiados sirios desde Líbano hacia Alemania, donde recibirán permisos de residencia por 2 años que incluyen acceso a los servicios de salud y educación y el derecho a trabajar.

“Espero que otros países tomen medidas similares e incluyan, en especial, la posibilidad de que las familias puedan reencontrarse. En caso de que la situación en Siria empeore drásticamente, la comunidad internacional también podrá tener que considerar la posibilidad de llevar a cabo evacuaciones humanitarias de emergencia de refugiados sirios hacia sitios ubicados fuera de la región para ayudar a aliviar la presión sobre los países vecinos”, explicó.

Guterres dijo que la respuesta internacional ante la crisis de los refugiados sirios, cuya responsabilidad está recayendo principalmente en los países vecinos, refleja la situación global de los refugiados, ya que los países en desarrollo acogen a 4 de cada 5 refugiados a nivel mundial. Durante la reunión,  Guterres mencionó que la reacción internacional ante la crisis es una prueba de la voluntad internacional de proporcionar lo necesario con el fin de garantizar la estabilidad regional y la protección de los refugiados.

Este encuentro de alto nivel del Comité Ejecutivo en torno a Siria, convocado para aumentar el apoyo a los países vecinos que acogen a los refugiados, finalizará mañana por la tarde. La reunión ha contado con la presencia de ministros de gobiernos y otros altos funcionarios, así como también de los jefes de ACNUR, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH).

> DONACIONES para la emergencia en Siria: web eacnur.org o 902 218 218 o mandando un SMS* con la palabra ACNUR al 28014.


*Donación íntegra de 1,20 euros para ACNUR. Válido para Movistar, Vodafone y Orange.


Comparte esta página con: