Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Notas de Prensa Una misión interagencial evalúa las condiciones de retorno en la región de Kivu Norte

Una misión interagencial evalúa las condiciones de retorno en la región de Kivu Norte Imprimir

 © ACNUR/G.Ramazani. El equipo interagencial se reúne con retornados durante una misión de evaluación a Rutshuru.
© ACNUR/G.Ramazani. El equipo interagencial se reúne con retornados durante una misión de evaluación a Rutshuru.
GOMA, República Democrática del Congo, 30 de noviembre (ACNUR/UNHCR). La Agencia de la ONU para los Refugiados ha liderado una misión conjunta para evaluar las condiciones de seguridad en una zona del este del Congo a la que han comenzado a retornar miles de personas recientemente desplazadas. La misión ha encontrado que la situación en general es tranquila.

ACNUR y sus socios humanitarios querrían proporcionar transporte y asistencia a los más vulnerables de entre quienes quieren retornar a sus hogares en el territorio de Rutshuru, perteneciente a la provincia de Kivu Norte. No obstante, la Agencia de la ONU para los Refugiados insiste en que los retornos tienen que ser voluntarios y que las áreas de retorno deberían ser seguras antes de que los desplazados regresen.

Kouassi Lazare Etien, de ACNUR, indicó que la misión viajó el jueves desde Goma, capital de la provincia de Kivu Norte, a Kiwanja y Rutshuru, localidades situadas a unos 75 kilómetros al norte. Asimismo visitaron los distritos de Rugari, Biruma y Kibumba. En la misión también participaron el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), así como organizaciones no gubernamentales de ayuda y la Sección de Asuntos Civiles de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU.

Etien, jefe de la oficina de ACNUR en Goma, dijo que los participantes estaban analizando y discutiendo sus impresiones sobre la situación en Rutshuru, ciudad de la que huyeron decenas de miles de personas este mes después de que el movimiento rebelde M23 se enfrentara a las tropas del gobierno y tomara la capital de la provincia el pasado 20 de noviembre.

Más de 6.100 familias, o casi 20.000 personas, han retornado esta semana a Rutshuru desde los campos o asentamientos espontáneos para desplazados internos en Goma y sus alrededores, según FEMISA, socio de ACNUR.

"A lo largo de la carretera nos encontramos con muchos desplazados internos que habían vuelto a casa", dijo Etien, añadiendo que algunos se quejaban de que sus casas habían sido asaltadas y les habían robado sus posesiones o cosechas durante su ausencia.

No obstante, también aseguró que, en general, la situación parecía estar en calma y no había controles en la carretera. Sin embargo, algunas personas se quejaron de bandolerismo, principalmente por la noche. En Biruma por ejemplo, la mayoría de los habitantes contaban que pasaban la noche escondidos en el bosque por motivos de seguridad.

"Desde la carretera vimos que la situación era normal… Hay una vuelta constante a la normalidad", añadió, mientras señalaba: "Todavía hay margen de mejora".

La misión de evaluación tenía como objetivo ayudar a ACNUR y sus socios clave a determinar si era seguro volver o si podrían ayudar a los más vulnerables a regresar. Etien también señaló que haría público el informe una vez estuviese finalizaro y contara con el visto bueno de todas las partes.

Mientras tanto, la situación en Goma se mantiene relativamente estable. La electricidad ha vuelto, pero ACNUR ha recibido informes de saqueos y robos de coches con violencia. Etien también dijo que había cierta incertidumbre sobre cuándo se retiraría el M23 y en qué medida. "Ayer vimos a algunos de ellos retirarse en furgonetas".

El trabajador de ACNUR declaró que existía preocupación por lo que podría suceder durante el traspaso de poder en Goma y confirmó que el aeropuerto de Goma todavía estaba cerrado.

Etien dijo que ACNUR y sus socios estaban discutiendo sobre nuevas distribuciones de ayuda humanitaria. Decenas de miles de personas han recibido comida y ayuda no alimentaria desde el pasado fin de semana. Se necesitan refugios familiares, mantas, utensilios de cocina, lonas plastificadas, rollos de plástico, mosquiteras, esterillas, bidones, jabón y compresas.

En algunos asentamientos para desplazados internos se está suministrando agua mediante camiones cisterna para así evitar que los desplazados internos consuman agua no potable del Lago Kivu. En el campo de Bulengo la gente ha estado tomando agua del lago. La agencia británica de ayuda Merlin ha instalado un equipo de tratamiento de agua en el campamento.

Los combates que estallaron el 15 de noviembre han forzado a 130.000 a huir de sus hogares y a buscar refugio en Goma y sus alrededores. Otras 18.500 personas han huido a Kivu Sur desde Kivu Norte desde comienzos de noviembre. Hay más de un millón de desplazados internos en las dos provincias congoleñas.

> Donaciones para la emergencia en RD Congo: www.eacnur.org


Comparte esta página con: