Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Búsqueda de noticias

Noticias Historias con rostro Nacida en la huida: el viaje de una niña afgana hacia la seguridad en Europa

Nacida en la huida: el viaje de una niña afgana hacia la seguridad en Europa Imprimir

© ACNUR/UNHCR/ A.Zavallis Una niña de Afganistán dibuja durante una clase de actividades artísticas en el centro de alojamiento temporal de Elaionas.
© ACNUR/UNHCR/ A.Zavallis Una niña de Afganistán dibuja durante una clase de actividades artísticas en el centro de alojamiento temporal de Elaionas.
ATENAS, Grecia, 14 de octubre de 2015 (ACNUR/UNHCR) - Rodeada de juguetes infantiles y sonrisas de afecto, Mahdia, una pequeña de apenas cinco semanas yace cómodamente en una manta blanca bordada con encaje. No obstante, sus ojos, reflejo de paz y satisfacción, crean un fuerte contraste con la realidad del entorno que le rodea, completamente nuevo y difícil.

Su cama es el suelo de cemento de un centro de acogida para los refugiados e inmigrantes recién llegados. Dos mochilas llenas de productos de primera necesidad constituyen todas las pertenencias de su familia. La comida y ropa de las que disponen han sido donadas por voluntarios con buen corazón.

Nacida durante la huida de su familia, Mahdia se encuentra en una larga -y en ocasiones peligrosa- búsqueda de seguridad, mucho antes de que ni siquiera haya aprendido a andar. Está buscando una oportunidad de vivir antes de tan siquiera saber hablar.

La familia de Mahdia, en su huida de los nuevos enfrentamientos en la ciudad Afgana de Kunduz, forma parte de una gran oleada de refugiados e inmigrantes que ha llegado a Grecia desde principios de año.

Obligados a abandonar su tierra natal a causa de la inseguridad, un futuro incierto y la carencia de oportunidades educativas y de trabajo, decenas de miles de afganos se están desplazando.

© ACNUR/UNHCR/ A.Kitidi Fatima, junto a su hija Mahdia, de 5 semanas, en el centro de Atenas para refugiados e inmigrantes recién llegados.
© ACNUR/UNHCR/ A.Kitidi Fatima, junto a su hija Mahdia, de 5 semanas, en el centro de Atenas para refugiados e inmigrantes recién llegados.

Aproximadamente 440.000 personas han llegado a las costas de Grecia este año, de las cuales el 18% proviene de Afganistán. Uno de cada cinco refugiados recién llegados es menor de 18 años.

A sus 19 años, la madre de Mahdia, Fatima, aún se aferra con fuerza a sus sueños de la infancia. Casada con un chófer de su barrio en Kunduz, espera poder algún día llegar a ser médico. “Quiero estudiar, mejorar” afirma Fatima, con la mirada perdida en la distancia. No obstante, no será fácil que dichas esperanzas se conviertan en realidad.

Los nuevos enfrentamientos en Kunduz alejaron a Fatima y su familia de su casa. Los misiles la mantenían en vela durante la noche, provocando un miedo muy superior al de la perspectiva de un largo viaje hasta Europa. Cuando abandonó Afganistán, estaba embarazada de nueve meses.

Mahdia nació en un hospital de Estambul, y tenía 18 días cuando su familia embarcó en un bote con destino a la isla griega de Lesbos.

ACNUR está ayudando a los refugiados e inmigrantes que llegan a Grecia, como a Fatima y su familia. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados proporciona información en los centros de registro sobre los procedimientos de asilo en Grecia, sus derechos y responsabilidades.

ACNUR también distribuye artículos de primera necesidad, como sacos de dormir y artículos de higiene, además de identificar aquellas personas que tienen necesidades especiales y referirlas a los canales adecuados para que reciban ayuda.

Mientras Fatima espera a su marido, sus pensamientos y su corazón permanecen en su hogar.
“Quiero que Madhia pueda regresar algún día”, afirma.


Por Aikaterini Kitidi, Atenas, Grecia.


Comparte esta página con: