Política de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

ACEPTAR
Americas Europe Asia and the Pacific Middle East and North Africa Africa Mapa del mundo

Matrimonio forzoso Imprimir

Matrimonio forzoso

El matrimonio forzoso o forzado es el término utilizado para explicar un matrimonio en el cual una de las dos partes se casa en contra de su voluntad o a la fuerza. No debe confundirse con el matrimonio concertado, en el que las dos partes consienten a sus padres o a una tercera persona la elección del esposo o esposa.
La práctica del matrimonio forzado estuvo muy extendida entre las clases altas europeas hasta el 1900 y todavía hoy se lleva a cabo en el sur de Asia, Oriente Medio y África. Inmigrantes de estas áreas geográficas siguen poniendo en práctica este tipo de matrimonios en sus comunidades establecidas en Europa occidental y América del Norte, a pesar de estar en contra de las leyes del matrimonio civil de estos países, donde se trabaja por el respeto de la voluntad de cada persona.

La mayoría de los contrayentes forzados son mujeres, muchas de las cuales son raptadas y obligadas a casarse con el secuestrador, aunque hay casos en los que las víctimas son varones a los que se les obliga a casarse para limpiar la honra de la familia de la mujer.

Las Naciones Unidas contempla el matrimonio forzoso como una forma de abuso de los Derechos Humanos, ya que viola los principios de libertad y autonomía del individuo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece en su artículo 16: “Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio”.
Además, los matrimonios forzados pueden contribuir a insertar a las personas, especialmente a las chicas, en un ciclo de pobreza y desprotección. La mayoría de estas mujeres están expuestas a la violencia, al abuso, y a las relaciones sexuales forzosas, lo que implica que las más jóvenes tienen más riesgos de ser dominadas por sus maridos. También pueden llegar a experimentar una vida sexual y reproductiva pobre. Las mujeres jóvenes obligadas a contraer matrimonio tienen más posibilidades de contraer VIH y su salud en general podría peligrar.
La mayoría de personas que contraen matrimonio de manera forzada tiene carencias educativas y terminan siendo analfabetas, y los más jóvenes suelen abandonar la escuela antes de contraer matrimonio.

Según datos de ACNUR, “en algunos países en vías de desarrollo, más de 70% de las niñas contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años, muchas de ellas forzadas” (datos de http://www.acnur.org/index.php?id_pag=800)